Carta poder

La carta poder es un documento con el cual se autoriza a otra persona actuar en nombre del titular al que va a representar. Este documento se emplear por lo general para que el apoderado pueda realizar acciones administrativas o trámites en lugar del titular. Con este documento el apoderado puede hacer cualquier tipo de trámite que no requiera al titular personalmente.

Generalmente se le concede esta responsabilidad a otra persona cuando el titular no puede asistir a dos lugares a la vez o bien se encuentra incapacitado. Con la carta poder le estamos delegando la capacidad para actuar en nuestro nombre a otra persona. Esta sesión de poder sirve para realizar todo tipo de trámites de manera legal siempre que no exijan la presencia obligatoria del representado.

Las principales razones por las que se emite una carta poder es cuando la persona tiene algún impedimento físico para hacer dicho trámite o se encuentra de viaje. Esta responsabilidad se le otorga a alguien cercano, un empleado o representante. Por lo general se le concede una carta poder a algún familiar, un amigo, al abogado o un asistente o secretaria.

La carta poder es un documento legal que autoriza a otra persona a actuar en nuestro nombre.

Algunas de las acciones más frecuentes que se autorizan a realizar con una carta poder son: La administración de los bienes, la compra o venta de un auto o inmuebles, tramitar herencias o sucesiones, trámites bancarios, financieros, matrimoniales. También se incluyen distintos tipos de registros, cobranzas, recibir o entregar documentos, entre otros.

Dependiendo del trámite que se autoriza a realizar depende el tipo de carta poder que se debe redactar. Además, según el trámite hay determinados requisitos a cumplir a la hora de asentar el poder. En la mayoría de los casos, la cantidad de requisitos que exige esta sesión de poder depende del valor económico del trámite a autorizar.

Hay dos tipos principales de poderes según el alcance de autorización que se necesita: el poder general y el poder especial. En el primer caso se emite para acciones administrativas o jurídicas que pueden tener un impacto negativo sobre el titular. El poder especial, por su parte, tiene que ver con bienes jurídicos específicos que se detallan en el mismo documento.

Algunas consideraciones acerca de la carta poder

Hay que tener en cuenta el tipo de poder que le damos a otra persona con estos documentos. El poder especial es más detallado acerca de las funciones y alcances que se autorizan en el apoderado. En cambio, el poder general le da una capacidad ilimitada al apoderado a actuar en nuestro nombre y puede ser perjudicial si este tiene malas intenciones.

Es importante que en el mismo documento se detallen concretamente las acciones y las circunstancias en que puede representarnos el apoderado. Esto es esencial para dejar claro el asunto y la autoridad que le damos al apoderado. Estas precauciones son necesarias cuando le damos autorización a alguien más para administrar bienes o incluso acceso a nuestro dinero.

Además de incluir lo que el apoderado tiene permitido hacer en nuestro nombre se deben incluir los límites de este poder. De esta manera nos aseguramos que el apoderado no abuse de nuestra confianza ni extralimite su autoridad. Lo ideal es que a la hora de redactar una carta poder se consulte a un abogado para fijar todas estas cuestiones de manera legal.

Formato para citar (APA)

“Carta poder” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/carta-poder/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *