Suelo

Le llamamos suelo a la parte más superficial de la corteza terrestre compuesta por residuos de roca y otras materias orgánicas. La composición del suelo se fue formando a lo largo de procesos erosivos así como también de reacciones físicas y químicas. El suelo también está compuesto por materia orgánica producida por la actividad biológica de la superficie.

De esta manera, el suelo es la parte más visible de nuestro planeta y con el cual tenemos contacto directo. Allí es donde andamos, donde construimos nuestros hogares, cosechamos nuestros alimentos y donde vamos al morir. Como tal, el suelo cuenta con una composición y forma variada donde pueden darse algunos cambios y fenómenos naturales.

Estos fenómenos naturales, como los del clima, pueden afectar la composición y forma del suelo. El viento, la lluvia y hasta el calor del sol van alterando y modificando la apariencia y estructura de la superficie terrestre. En el suelo también ocurren diferentes procesos químicos y físicos donde participan los seres vivos y pueden alterar la fertilidad del mismo.

El suelo es la parte más superficial de nuestro planeta.

La superficie terrestre se fue formando a partir de la destrucción de las rocas y por la acumulación de distintos materiales a lo largo del tiempo. La formación del suelo incluye varias etapas donde intervienen variantes biológicas, físicas y químicas. El resultado de esto son distintas capas que pueden observarse en una falla o fractura de la corteza terrestre.

En el suelo podemos encontrar ingredientes en sus diferentes estados. Esto quiere decir que podemos encontrar materiales tanto sólidos, como líquidos y hasta en estado gaseoso. Ejemplos de materiales sólidos son las rocas, los cloruros, carbonatos, óxidos y diferentes tipos de humus.

Los elementos en estado líquido del suelo son el agua que se halla contaminada de sales, iones y otras sustancias orgánicas. El agua tiende a desplazarse por el suelo según su permeabilidad y a la vez puede transportar todo tipo de sustancias. En cuanto a los gases, existen algunos atmosféricos como el oxígeno y el dióxido de carbono y también puede haber otros tipos de gases.

Características del suelo

Antes mencionamos que en el suelo podemos cosechar nuestros alimentos, pero para ello el suelo debe ser fértil. Esto quiere decir que el suelo debe contar con ciertos elementos o propiedades que son necesarios para la vida vegetal. Estas propiedades son muy variadas y dependen del tipo de suelo de cada lugar.

Aunque puedan parecer todos iguales, los suelos cuentan con composiciones sumamente variadas. Los elementos que hacen fértil un suelo suelen ser nutrientes que derivan del azufre, el nitrógeno, entre otros. Además, la fertilidad de un suelo se relaciona con la existencia de materia orgánica, la porosidad del suelo y la presencia de agua.

Aunque no parezca, los procesos de mutación del suelo son constantes tanto física como químicamente. Algo que caracteriza a los suelos son sus diferentes propiedades físicas donde se destacan la solidez y textura que presenta. Sin embargo, puede haber suelos más blandos o maleables como algunos que son rígidos o compactos.

Formato para citar (APA)

“Suelo” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/suelo/ [Consultado: ].