Sismo

El término sismo designa una serie de vibraciones de la superficie terrestre originadas por un movimiento de las capas internas. Se trata de un fenómeno natural causado por la corteza terrestre al moverse. La palabra sismo se trata de un sinónimo de uso común para el concepto más empleado de esta índole, terremoto.

Los sismos se generan cuando las capas internas de la tierra se desplazan y generan estas vibraciones que se transmiten hasta la superficie. Estos movimientos sísmicos pueden causar distintos tipos de daño en la superficie dependiendo de la intensidad del mismo. Donde más daño suele ocasionar el sismo es en la superficie inmediata donde se genera el desplazamiento, aunque las vibraciones se expanden hacia las zonas allegadas.

La palabra sismo hace referencia a la idea de que estos movimientos generan ciertas ondas sísmicas. En cierta forma, lo que sentimos en la superficie son dichas ondas o vibraciones, una sensación de que se mueve el piso. Esto se debe a que al desplazarse las placas tectónicas, la superficie se altera en consecuencia produciendo estos sismos.

Un sismo es el temblor que genera el movimiento de las placas tectónicas.

Los movimientos de las placas tectónicas no solo afectan la superficie terrestre, también impactan los cuerpos acuáticos. Por lo que, generalmente, luego de un terremoto suele acompañarlo un maremoto o tsunami. Estos pueden ser peligrosos si ocurren cerca de lugares costeros y las consecuencias pueden ser desastrosas.

Para observar y medir los sismos existe una herramienta denominada sismógrafo. Se trata de un aparato que mide esta clase de movimientos basándose en dos escalas: por un lado se encuentra la escala de Richter y por otro la de Mercalli. La escala de Richter mide la magnitud del sismo según 7 niveles distintos, la de Mercalli se encarga de medir cuán intenso es el temblor.

Gracias a este aparato y a estas escalas que miden los movimientos sísmicos se llega a conocer un poco mejor el comportamiento de las placas terrestres. Aunque resulte sorprendente, el planeta está en continuo cambio pero no siempre lo sentimos. Estos sismos son movimientos un poco más abruptos que lo normal y por eso generan amplias vibraciones.

Características y consecuencias de un sismo

Tal como hemos mencionado, los sismos son producto de los movimientos bruscos de las placas tectónicas de la corteza terrestre. Aunque estas placas están en continuo movimiento, solo los más bruscos generan sismos y/o terremotos. Pero también estos pueden causar daños significativos en la superficie, desde grietas hasta derrumbes.

En cuanto a la forma de medir estos movimientos, los sismógrafos cuentan con sensores que registran esos movimientos terrestres. Dichos sensores se conectan a un sistema que registra cada movimiento y temblor en caso de un posible terremoto. Los sismos pueden ser más o menos leves y para describir su intensidad sirven las escalas antes mencionadas.

Cuando un sismo es particularmente intenso puede llegar a destruir edificios y causar daños irreparables en una ciudad entera. La gravedad del sismo puede ser originada en gran medida por el tipo de movimiento que generan las placas terrestres. Estas pueden moverse de izquierda a derecha o bien por altos y bajos en aquellas superficies más afectadas.

Sinónimos de sismo

terremoto

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *