Sistema circulatorio

El sistema circulatorio es el encargado de hacer bombear, distribuir y transportar la sangre en nuestro organismo. Está compuesto principalmente por el corazón y los vasos sanguíneos, en estos últimos se incluyen las arterias, los capilares y las venas. El corazón es el órgano encargado de bombear la sangre y por ello es el centro de este sistema.

Las arterias, por su parte, se encargan de transportar la sangre oxigenada con sus respectivos nutrientes hacia los tejidos. En el caso de las venas, éstas son las encargadas de llevar sangre poco oxigenada hacia el corazón. Aquí es necesario distinguir las arterias y venas circulares de las pulmonares. Los capilares cumplen la función de ser dónde se produce el intercambio entre la sangre y los tejidos de nutrientes y gases.

Para que los vasos sanguíneos puedan funcionar con normalidad es sumamente importante tener en cuenta su estructura. Al respecto, es necesario señalar que la pared de estos tiene una forma adaptable, flexible y tubular. Esto las condiciona fisiológicamente para las tareas que debe realizar, tales como la vasodilatación o la vasoconstricción.

El sistema circulatorio es el sistema formado por el corazón y los vasos sanguíneos.

Anatómicamente, se considera que el sistema circulatorio está subdividido en dos circuitos. Estos son el circuito mayor, también llamado sistémico, y el circuito menor o pulmonar. Ambos subsistemas nacen en el corazón y están conformados por vasos sanguíneos con la diferencia de que unos van a todo el cuerpo y los otros van hacia los pulmones.

En el caso del circuito mayor o sistémico, su tarea consiste en transportar sangre oxigenada hacia los tejidos por medio de las arterias. Luego transportan sangre desoxigenada desde los tejidos hacia el corazón por medio de las venas. El otro circuito tiene una función parecida pero que se lleva a cabo en distintas direcciones.

Así, el circuito pulmonar se encarga de transportar la sangre desoxigenada desde el corazón hacia los pulmones a través de las arterias. En los pulmones surge la sangre oxigenada que se transportará hacia el corazón por medio de las venas. Aquí podemos notar que estos subcircuitos se retroalimentan mutuamente en el transporte de la sangre.

Características del sistema circulatorio

Esa retroalimentación que generan ambos subcircuitos surge de una paradoja anatómica. En ella se detalla que los vasos sanguíneos que surgen del corazón son arterias mientras que los que desembocan en él son venas. Esto no distingue entre los niveles de saturación de oxígeno que presente la sangre.

La parte central de este sistema, como ya mencionamos, es el corazón y éste se trata de un órgano muscular que cuenta con cuatro cámaras. El corazón se encuentra ubicado al centro de la cavidad torácica y está recubierto por el pericardio visceral. La función de este órgano consiste en impulsar la sangre de los ventrículos hacia el cuerpo y los pulmones.

Además de transportar sangre con oxígeno o sin oxígeno hacia o desde el cuerpo y los pulmones. Sin embargo, también se encarga de transportar elementos nutritivos, hormonas, metabolitos entre otras sustancias. Como tal, el sistema circulatorio se encuentra en seres vertebrados y en la mayor parte de los invertebrados.

Formato para citar (APA)

“Sistema circulatorio” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/sistema-circulatorio/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *