Razonamiento

Se conoce por razonamiento a la capacidad para aprender, solucionar problemas y sacar conclusiones lógicas relacionando hechos. Los seres humanos cuentan con esta capacidad gracias a sus cualidades fisiológicas producto del proceso evolutivo. Esto implica que cuentan con un cerebro más desarrollado y capaz de razonar de manera lógica.

Cuando decimos que el razonamiento nos habilita a sacar conclusiones se sirve de relacionar hechos lógicamente. También puede conectar ideas o indicios de manera causal intuyendo cuál sería la consecuencia de esa combinación. Otra función del razonamiento sirve para poder generar argumentos que defiendan una idea o postura.

Al respecto podemos decir que existen dos tipos de razonamiento: El razonamiento argumentativo y el razonamiento lógico/causal. El primero se refiere a la habilidad para argumentar tanto mental como lingüísticamente. Esto quiere decir que un argumento es la expresión verbal de un razonamiento.

El razonamiento es la habilidad mental para sacar conclusiones.

En cuanto al razonamiento lógico, se trata de un proceso lógico donde se analizan y juzgan las posibilidades y veracidad de unos hechos determinados. Este tipo de razonamiento se relaciona con el anterior y puede juzgar los argumentos que se produzcan. Cabe señalar que todo razonamiento se sustenta por conocimientos adquiridos previamente que han sido elaborados en forma de hipótesis.

Dentro de este razonamiento se pueden identificar diferentes subtipos de razonamientos lógicos. Algunos ejemplos son el razonamiento deductivo, el razonamiento abductivo o el razonamiento inductivo. El razonamiento deductivo es el tipo más lógico de los tres, mientras que el razonamiento inductivo se basa en conjeturas y probabilidades.

A la hora de definir el razonamiento lógico de forma directa podemos decir que se trata de un proceso mental donde se infiere una conclusión siguiendo una serie de premisas. Dicha conclusión no necesariamente es una consecuencia lógica de las premisas consideradas pero sigue siendo un razonamiento.

Formas de razonamiento

Tal como hemos mencionado anteriormente, existen diferentes tipos de razonamientos. Están los diferentes razonamientos lógicos y también existen los razonamientos argumentativos. También se pueden clasificar según su nivel de validez, es decir, pueden ser razonamientos válidos o no válidos dependiendo de lo correctos o incorrectos que sean.

Para que un razonamiento sea válido la conclusión que ofrece debe sustentarse en premisas sólidas. Esto quiere decir que dicho razonamiento debe contar con un soporte lo suficientemente fuerte como para no derrumbarse. Se suelen considerar como válidos los razonamientos deductivos únicamente, los demás se juzgan según la solidez de sus premisas.

Para que los razonamientos deductivos sean válidos es necesario que las premisas sean verdaderas, de esta manera la conclusión también lo será. Cuando un razonamiento no es válido pero simula serlo se lo califica de falacia. En las ciencias se considera que el razonamiento es lo que marca el umbral entre el instinto y el pensamiento.

Fuera del razonamiento lógico, pero relacionado en cierta forma, existen otros tipos de razonamientos. Algunos ejemplos son el razonamiento matemático que nos sirve para calcular y resolver problemas aritméticos. También existe un tipo de razonamiento no lógico o informal que se basa en las experiencias o en el contexto para hallar soluciones.

Sinónimos de razonamiento

reflexión, argumento, deducción

Formato para citar (APA)

“Razonamiento” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/razonamiento/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *