Razonable

La palabra razonable se trata de un adjetivo que describe aquello basado en la lógica o la razón. También se utiliza para referirse a algo conveniente o que resulta de una calidad o cantidad suficiente. El origen de esta palabra se encuentra en el término rationalis del latín y se encuentra compuesto por el verbo “razonar” y el sufijo “ble”.

A la hora de definir la palabra razonable podemos relacionarla con aquello que resulta adecuado, apropiado, conveniente u oportuno. Pero, principalmente señala aquello que se basa en la razón o la lógica, o que cuenta con ello. Como tal, este adjetivo puede describir tanto a una persona como una acción o situación.

Básicamente, calificar algo de razonable implica el uso de la razón, que aquello que resulta razonable actúa de forma lógica. Con esto nos referimos a actuar siendo objetivos, meditando la situación sin dejarse llevar por las emociones. Esto es lo que implica la razonabilidad, poder dejar de lado las emociones en ciertas situaciones y poder actuar con sensatez.

El adjetivo razonable señala aquello relacionado a la razón.

Entre las características distintivas del ser humano se encuentra la capacidad de razonar, algo que lo diferencia de otros seres vivos. En este sentido, la razón se vincula al uso de la inteligencia desde un nivel abstracto. Esto significa que el ser humano es capaz de entender fenómenos que se encuentran fuera de sus sensaciones inmediatas.

En cierta forma se puede definir a la razón como lo opuesto a la emoción, a todo aquello que resulta instintivo o sensitivo. La razón es la capacidad de pensar de forma lógica, de pensar y reflexionar sobre algo de forma abstracta. Cuando actuamos de forma razonable lo hacemos analizando y comprendiendo la situación en la que nos encontramos.

De esta manera, la razonabilidad es un momento de análisis reflexivo y lógico sobre lo que percibimos con nuestros sentidos. Se trata de pensar el suceso en cuestión para entenderlo, poder descifrarlo con sus distintas implicaciones. También se puede relacionar al accionar razonable con aquello que se espera de acuerdo a las convenciones sociales.

Aspectos sobre la conducta razonable

Así como lo que se califica de razonable tiene que ver con el uso de la razón, resulta todo lo opuesto a las emociones y los instintos. De esta manera, cuando no actuamos de forma razonable se podría decir que no explotamos la cualidad humana que nos caracteriza. Sobre todo cuando actuamos de manera imprudente no somos muy diferentes a los salvajes.

La conducta razonable tiene que ver con el concepto de razonabilidad y, por supuesto, se vincula con poseer y emplear la razón. Así, la razón se puede definir como aquella capacidad característica del ser humano para analizar y reflexionar. El proceso de raciocinio se trata de una actividad mental que nos permite sacar conclusiones sobre aquello que analizamos.

Antes mencionamos que lo razonable se vincula a todo lo que se adecua a las convenciones y reglas sociales. En el derecho existe lo que se denomina principio de razonabilidad, el cual se refiere al criterio por el cual se regulan y cumplen los derechos de cada sujeto. Como tal, este principio apunta a la lógica y el sentido común para juzgar determinadas situaciones.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *