Pensamiento divergente

Entendemos por pensamiento divergente al proceso racional que permite generar ideas creativas explorando diferentes soluciones posibles. Esta forma de pensamiento se caracteriza por ser espontánea, fluida y ocurrir rápidamente. Se trata de un razonamiento donde se llevan a cabo distintas conexiones imprevistas de manera conjunta y mentalmente.

El pensamiento divergente se complementa con el convergente una vez que se encontraron las diferentes ideas y propuestas. Gracias a este otro tipo de pensamiento, se procede a estructurar y organizar las ideas generadas con el pensamiento divergente. Los especialistas en psicología sugieren que el pensamiento divergente se encuentra relacionado con la personalidad de los individuos.

Al respecto, la psicología vincula el pensamiento divergente con la creatividad y rasgos diferenciadores de personalidad. Esto quiere decir que este tipo de pensamiento no depende de la inteligencia ni el coeficiente intelectual de alguien. El pensamiento divergente es más común en personas curiosas, arriesgadas, obstinadas e inconformistas.

Es una forma de razonar buscando diferentes soluciones para un problema.

Algunos estudios relacionados con esta forma de pensamiento han encontrado cierto paralelismo con la alegría infantil. En 1965 se registró un estudio realizado por Lieberman donde se relacionaron dichos elementos con rasgos físicos y sociales, sentido del humor, alegría y espontaneidad cognitiva.

El estudio de Lieberman menciona que se encontraron diferencias individuales en el comportamiento de los niños mientras jugaban. Estas diferencias se encontraban principalmente en el sentido del humor, la alegría que mostraban y su espontaneidad. Estos aspectos se relacionaban a su vez con rasgos como la creatividad presentes en sujetos de otros rangos etarios.

Los aportes del estudio de Lieberman sirvieron para relacionar el pensamiento divergente con la alegría de los niños y la creatividad. Al respecto se considera que la presencia de estos aspectos durante la niñez determinará su creatividad al crecer. Este estudio sienta las bases para analizar la presencia y desarrollo del pensamiento divergente en las personas.

Aspectos que condicionan el pensamiento divergente

Algunos estudios psicológicos han analizado diferentes fenómenos que pueden alterar esta forma de pensamiento. Una universidad noruega estudió los diferentes efectos que podía tener el estado de ánimo para el pensamiento divergente. Los resultados de este estudio encontraron que un estado de ánimo positivo favorece el rendimiento mientras que el estado negativo lo inhibe.

Las explicaciones sobre este rendimiento basado en el estado de ánimo sugieren que el estado positivo tiende hacia la satisfacción consiguiendo más soluciones posibles. En el caso de las personas con un estado anímico negativo pueden tener dudas o preocupaciones que terminan perjudicando su rendimiento.

Otros estudios determinaron que la falta de sueño puede afectar el rendimiento de esta forma de pensamiento. Los experimentos realizados encontraron que la privación del sueño aunque sea por un solo día afecta considerablemente la capacidad de pensamiento divergente y convergente.

Al pensamiento divergente se lo conoce también como pensamiento lateral. Se refiere a la capacidad que tenemos para dar con múltiples soluciones originales e ingeniosas para un mismo problema. El pensamiento divergente promueve la curiosidad, creatividad e incluso el inconformismo de las personas a la hora de solucionar un problema.

Formato para citar (APA)

“Pensamiento divergente” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/pensamiento-divergente/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *