Infamia

El origen del término infamia se remonta al idioma latín. La palabra está compuesta por tres componentes de este idioma: primero in (indicativo de negación); luego el sustantivo fama (que hace alusión al renombre de un individuo u objeto); y finalmente el sufijo ia (que funciona como indicador de cualidad).

Una infamia es una maldad o una acción de tal bajeza que afecta al honor, renombre o crédito de un individuo. Un ejemplo del término infamia en uso: “Voy a acercarme a la oficina del intendente para que termine con la infamia y reconozca abiertamente que soy inocente” o “La tortura es una infamia sin importar el régimen político al que se suscriba”.

infamia

Infamia

En tiempos de la Antigua Roma se utilizaba el término infamia para hablar de cualquier degradación del honor civil de una persona. Los censores eran las figuras públicas que se encargaban de acreditar esta pérdida de reputación de los ciudadanos que eran declarados infames. Una persona infame no podía acceder a ningún cargo público ni votar en las elecciones, limitando así sus facultades de tipo social y jurídico en la antigua sociedad romana.

En el antiguo derecho romano se diferenciaban dos tipos de infamia de acuerdo al origen. La denominada infamia facti se efectuaba cuando un individuo hacía un acto contrario al orden público, las buenas costumbres o la moral. La infamia iurs surgía como consecuencia de un fraude o una acción dolosa.

Otras características acerca de la infamia incluyen sus orígenes como resultado de la opinión de la sociedad sobre una persona. Si se creía que esa persona había tenido actitudes graves, entonces pasaba a considerarse infame. Cualquier ciudadano que era acusado de infamia y sentenciado, perdía de inmediato sus privilegios. No podía ocupar cargos en el gobierno romano y tampoco podía participar en acciones populares.

La infamia hoy en día es entendida como la pérdida del honor y el buen nombre de un individuo. Esta pérdida se origina por la opinión que tienen las otras personas acerca de dicho individuo. En el pasado, la Santa Sede tiene el poder de remover la infamia iurs (infamia por ley), pero la infamia facti (infamia de hecho) solamente puede ser absuelta mediante un cambio en los hábitos de comportamiento y mostrando un arrepentimiento sincero.

También cabe remarcar que existe una banda musical española llamada Infamia que tuvo bastante repercusión en sus primeros años. Fue formada en el año 2002 y ya cuenta con tres trabajos discográficos con diferentes niveles de reconocimiento en el mundo musical: Sueño o Realidad (2008), La cuenta atrás (2010) y Neophobia (2012).

En el mundo de la literatura, existe una obra titulada Historia universal de la infamia, una colección de relatos breves escritos por el argentino Jorge Luis Borges e inspirados en hechos de la historia.

El alcance del término infamia y su utilización en la vida cotidiana, para designar a aquellos individuos que han cometido actos que van contra las costumbres, el bien común y la convivencia de las personas, tiene sus raíces en el latín. No hay que olvidar jamás que las infamias deben ser juzgadas por la gente y por las leyes, para tratar así de construir un mundo mejor.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *