Impresionismo

El impresionismo es como se llamó a una escuela pictórica que surgió en 1874 en Francia con las obras de Claude Monet y otros artistas. Se la llamó de esta manera porque pretendían proyectar en sus cuadros la impresión visual que tenían de las cosas. Por esta razón, las obras impresionistas se caracterizan por la atmósfera luminosa que rodea las cosas.

Este movimiento artístico no solo se limitó a la pintura sino que también estuvo presente en la literatura. En ambos casos se caracteriza por plasmar la impresión personal o subjetiva de la naturaleza en las obras. Esto la diferencia del arte realista o incluso del arte figurativo que buscaba plasmar en las obras una impresión lo más cercana a lo real.

La historia de este movimiento artístico se remonta a la segunda mitad del siglo XIX y se desarrolló en Europa. Fueron algunos artistas franceses los que iniciaron el movimiento plástico impresionista. La idea del impresionismo radica en plasmar la impresión visual o la luz y esos momentos específicos más que lograr un retrato exacto.

El impresionismo es un movimiento artístico que plasma la impresión de la luz sobre las cosas.

En este sentido, lo que pretendían los impresionistas era retratar el momento y los efectos de la luz sin hacer foco en las formas de la obra. De esta manera, los impresionistas se dedicaron a retratar todo tipo de objetos y paisajes según la impresión de la luz. Lo que decidieron ignorar los seguidores de este movimiento artístico fue la realidad objetiva de las cosas.

Las obras impresionistas cuentan con mayor presencia de colores primarios, pero sin llegar a combinarlos. Otra cosa que caracteriza a estas obras es la ausencia o poco uso de tonos oscuros, lo que priorizaron la impresión de la luz. También se les atribuye a los impresionistas la propuesta del contraste cromático donde los colores son relativos a los que los rodean.

Otras características técnicas propias del impresionismo tenían que ver con las pinceladas que hacían. Los impresionistas no se cuidaban en ocultar sus pinceladas y en muchos casos se apreciaba mejor el resultado final de esta manera. Entre los principales exponentes del impresionismo se cuentan Claude Monet, Armand Guillaumin, Edgar Degas, Edouard Manet y Pierre Auguste Renoir.

Características y origen del impresionismo

En cierta forma podría decirse que el impresionismo nació como una reacción al movimiento academicista. De esta manera, los impresionistas empezaron rechazando las fórmulas tan rígidas y los mismos temas clásicos de la Academia de Bellas Artes. Además, los seguidores del impresionismo preferían temas cotidianos e inspirarse en la naturaleza.

Otras críticas que encontraban los impresionistas en el movimiento academicista es que ignoraban la realidad y las problemáticas sociales. En cambio, los impresionistas se preocuparon por estos temas y muchas veces retrataban lo que sucedía en la calle. También criticaban la falta de textura real en las obras del movimiento academicista.

Los antecedentes del impresionismo se encuentran en los paisajistas ingleses románticos de principios del siglo XIX. En cuanto al movimiento impresionista, se considera a Edouard Manet como el fundador del impresionismo y el encargado de sentar sus bases. Así, el impresionismo se caracterizó por su intención de plasmar la luz a través de los colores y las pinceladas.

Etiquetas:i

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *