Filantropía

La palabra «filantropía» deviene de la conjunción de dos palabras de origen griego: «filos» y «anthropos», las cuales dan como significado el concepto de «amor por el hombre». En sentido literal, este término es entendido como el amor por la humanidad, y se manifiesta a través de expresiones y gestos de solidaridad desinteresada hacia los demás. La filantropía no es otra cosa que el amor por el género humano y su antónimo es la misantropía.

A lo largo del desarrollo histórico de todas las sociedades, se han evidenciado muestras de filantropía. En la contemporaneidad, es posible considerar a las donaciones a entidades benéficas, el trabajo voluntario de individuos con el objetivo de ayudar a los más necesitados y la creación de organizaciones de ayuda social y económica sin fines de lucro son algunas de las formas en las que podemos hallar esta clase de amor, siempre y cuando no se trate de acciones o conductas motivadas por la concreción de intereses personales.

good-samaritan-1037334_1920

Filantropía

Esta palabra fue acuñada por primera vez por Flavio Claudio Juliano, un emperador romano que reinó desde el 361 hasta el 363. Juliano tuvo como objetivo principal restaurar el paganismo en Roma, por lo que se dedicó a imitar a todas las instituciones de la Iglesia Católica y a valerse de sus reglas para organizar a la sociedad. En el marco de esta nueva religión pagana, Juliano propuso instaurar la virtud de la filantropía como un reemplazo de la tradicional caridad católica.

No obstante, la Grecia Antigua también tuvo su propia interpretación de la filantropía, la cual era entendida como el amor al ser humano y constituía el sentido último de la humanidad, por lo que se la consideraba un concepto tan ético como metafísico. Los griegos se sirvieron de la filantropía para promover el conocimiento educativo, ya que la misma era capaz de conducir al hombre hacia la areté, es decir, el desarrollo más pleno de la mente, el cuerpo y el espíritu. En definitiva, definieron a un estado de superioridad y armonía espiritual como el resultante del amor por la humanidad.

En la Edad Moderna, este concepto sufrió una leve reinterpretación, ya que, con el surgimiento de la Ilustración, los miembros de las clases más altas de Gran Bretaña (especialmente la aristocracia escocesa) adoptaron una actitud progresista por la que serían recordados a través de la historia. Estos aristócratas europeos comenzaron a practicar donaciones para los más desfavorecidos a través de actividades programadas en los clubes de caballeros. Algunos filántropos famosos del siglo XVII fueron  Thomas Coram, William Wilberforce y Lord Shaftesbury

Si bien la mayoría de los actos filántropos se desprenden de la caridad, estos no siempre pueden ser tomados como sinónimos. La principal diferencia reside en que la caridad se utiliza cuando se intenta resolver problemáticas coyunturales, mientras que la filantropía se propone acabar con esos inconvenientes, cortándolos desde la raíz. A modo de ejemplo, la distinción entre estos conceptos podría pensarse como la diferencia entre regalarle un pescado a un hombre hambriento y enseñarle a pescar.

Sinónimos de filantropía

generosidad, caridad, altruísmo

Antónimos de filantropía

egoísmo, misantropía, indiferencia

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *