Antropología

La palabra “antropología” deviene del griego anthropos, que significa “hombre”, y logos, que significa “conocimiento”, por lo que puede interpretarse como la ciencia encargada de realizar el estudio del hombre. No obstante, esta definición tan literal sirvió de apoyo a la etapa positiva que marcó sus comienzos, puesto que hoy en día es posible entenderla como una disciplina que se encarga de la comprensión del hombre y sus conductas, considerando el aspecto bio-psico-social.

Para llevar a cabo sus objetivos, la antropología se vale de metodologías propias tanto de las ciencias sociales como de las ciencias naturales, puesto que su principal finalidad es la de alcanzar un conocimiento completo del hombre en distintos ámbitos. Así, puede entenderse cómo esta disciplina abarca temáticas tan diversas como las estructuras de parentesco, la evolución biológica de la especie, el desarrollo y la desaparición de diferentes estilos de vida y las expresiones lingüísticas que caracterizan a cada región del mundo.

skull-640128_1280

Antropología

Gracias a la consideración de una gran cantidad de factores a la hora de reconstruir al hombre y su entorno, la antropología ha experimentado una división dentro de su seno que dio lugar a cuatro subdisciplinas principales: la Antropología Física, la Arqueología, la Lingüística y la Antropología Social o Cultural. Si bien la antropología continúa siendo la rama madre que las engloba a todas, en muchas ocasiones suele utilizarse esta terminología para referirse únicamente a la Antropología Social.

La antropología es una ciencia relativamente nueva. Sus orígenes se remontan al siglo XIX, momento en el que la teoría de la evolución de las especies revolucionó el campo de las ciencias naturales. De acuerdo con el principio de esta teoría, las especies biológicas evolucionan desde organismos simples hasta organismos complejos, por lo que algunos pensadores como Herbert Spencer decidieron llevar ese postulado a las ciencias sociales para proponer que la sociedad evoluciona positivamente hacia estadios más avanzados.

Luego de finales del siglo XIX, una nueva corriente de antropólogos, de entre los que se destacan las figuras de Franz Boas y Branislaw Malinowski, llevaron adelante una reformulación de esta ciencia, que echaba por tierra los principios positivistas. Con la caída de la corriente evolucionista, aparecieron en Europa y América nuevas corrientes antropológicas, tales como la Escuela Culturalista, el Estructural-Funcionalismo, el Estructuralismo Antropológico, la Antropología Marxista, entre otras.

Una de las principales características que marcan el cambio en la forma de concebir la antropología como ciencia está vinculado con una metodología de trabajo, más específicamente, con el trabajo de campo. A comienzos del siglo XX, la elaboración de etnologías por parte de los antropólogos culturales pone en evidencia la ruptura entre el antropólogo “de sillón” y el científico de campo, ya que sólo a través de la observación-participante es posible comprender el presente e inferir el pasado.

Actualmente, la antropología puede definirse como una ciencia de carácter multidisciplinario, que nuclea a una gran cantidad de técnicas y conocimientos para lograr una visión integradora del hombre y su cultura. Puede decirse entonces que esta disciplina estudia el surgimiento y la adopción de determinados comportamientos de índole cultural y la influencia de los mismos en la conformación de la identidad bio-social de una comunidad a lo largo de la historia.

Formato para citar (APA)

“Antropología” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/antropologia/ [Consultado: ].