Saltar al contenido

Ambición

La ambición se trata de un intenso deseo por conseguir algo que resulta difícil de alcanzar. Por lo general, se habla de ambición cuando las personas aspiran a la fama, el poder o, principalmente, la riqueza. También se le llama de esta forma a aquello a lo que aspira la persona que siente este deseo.

Aunque a lo que aspira alguien con su ambición puede parecer utópico o imposible es una aspiración. Esto quiere decir que las personas con ambición se proponen una serie de metas para alcanzar su deseo. Esa ambición los motiva a cumplir sus objetivos, trabajar por ellos y tener la certeza y perseverancia para conseguirlo.

Para lograr sus ambiciones las personas suelen proponerse una serie de metas académicas y/o profesionales. Sin embargo, las metas siempre dependen del objetivo final al que aspira dicha persona y cómo piensa lograrlo. De cualquier manera, resulta admirable mencionar el empeño que ponen por conseguir su ambición estas personas.

La ambición es el deseo por alcanzar una meta u objetivo que parece imposible.

Las personas ambiciosas suelen centrar toda su atención y esfuerzos por alcanzar el objetivo que se propusieron. Esto supone que todo lo que hacen está influenciado y orientado en su objetivo. Por ello buscan sobresalir en todo lo que hacen ya que eso los acerca un poco más a su meta final.

Ya sea que la persona ambicione una carrera, fama, poder o riquezas, todos sus esfuerzos se centran en ello. En ocasiones la ambición se puede volver algo negativo ya que el individuo hace lo que sea en pos de su objetivo. Esto quiere decir que pueden recurrir a cosas ilegales o bien perjudicar a otros para seguir con su propósito.

Puede ocurrir que la ambición se vuelva obsesiva y la persona no sabe cuándo ni cómo parar con su propósito. Sobre todo si se trata de riquezas, la ambición puede volverse en codicia si no se tiene cuidado. En estos casos la persona puede llegar a cometer acciones que van en contra de la ley y hasta la moral si eso le supone mayores riquezas.

La ambición y la vida

Hemos mencionado lo positivo y negativo de la ambición, pero cabe seguir haciendo algunos comentarios sobre este concepto. Hay quienes consideran que la ambición es lo opuesto al conformismo y la mediocridad. Esto se debe a que la ambición es una forma de aspirar a más, a seguir para adelante y no conformarse con poco.

En cierta forma la ambición busca mejorar el estilo de vida, lograr sus metas y objetivos para llegar a ser lo que se aspiraba. Por ello existe una delgada línea entre la ambición que se considera positiva de la que ya es negativa. Y esa línea se define, por lo general, con los métodos que se emplean para lograr la ambición propuesta.

Con esto queremos decir que la ambición es buena cuando la persona se esfuerza y trabaja de forma dura y honesta por lograr su objetivo. Para ello solo emplea su energía, su inteligencia, sus capacidades y esfuerzo. Por el contrario, si la ambición lleva a alguien a emplear recursos ilícitos, artimañas e incluso si perjudica a otros su ambición se vuelve algo negativo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.