Oxidación

La oxidación se refiere a un fenómeno químico donde un compuesto o un cuerpo se transforma debido a la acción de un oxidante. Este fenómeno ocasiona que los átomos del compuesto o cuerpo aumentan su cantidad de oxígeno y disminuyen el número de sus electrones. El origen de esta palabra surge del verbo oxidar que deriva de oxígeno, una palabra de origen griego.

Resulta interesante señalar que la palabra oxígeno se compone de los vocablos griegos oxys y genos. Estos vocablos pueden traducirse como ácido y generar o producir, respectivamente, lo que define al oxígeno como generador de ácido. Cuando se bautizó al oxígeno, el químico francés Lavoisier creía de forma equivocada que el oxígeno era necesario para elaborar ácidos.

Aunque Lavoisier estaba equivocado, el oxígeno se trata de un elemento altamente corrosivo como los ácidos. En cuanto al proceso de oxidación, podemos decir que es la reacción química donde un compuesto o elemento pierde electrones pero aumenta su oxidación. Lo opuesto a la oxidación se denomina reducción, es cuando gana electrones pero disminuye su oxidación.

La oxidación es una reacción química donde un elemento se transforma a causa de un oxidante.

El proceso de oxidación es posible cuando se produce una transferencia de electrones y se adquieren átomos de oxígeno. Los casos más comunes de oxidación se dan con algunos metales como el hierro y algunos alimentos como la manzana. Cuando estos elementos o sustancias se exponen al oxígeno tienden a oxidarse rápidamente.

Además, cabe mencionar que, por tratarse de una reacción química, durante la oxidación se produce una liberación de energía. Dicha liberación de energía puede darse de forma lenta o rápida, lo que se denomina oxidación lenta y oxidación rápida. Algunos ejemplos de esto son el propio acto de respirar o la corrosión de los metales; mientras que la oxidación rápida se da con la combustión, por ejemplo.

Considerando que durante la oxidación se produce una transferencia de electrones, participa un agente reductor y un agente oxidante. El agente reductor es aquel elemento que concede sus electrones, mientras que el oxidante recibe esos electrones. A la vez, el estado de oxidación del agente reductor se incrementa y el del oxidante se reduce.

Características y tipos

Tal como señalamos anteriormente, existen dos tipos fundamentales de oxidación: la oxidación lenta y la oxidación rápida. La primera es ocasionada generalmente por acción del aire o del agua y provoca que los metales se corroan y pierdan su brillo, por ejemplo. En el caso de la oxidación rápida, esta es causada por una combustión que provoca altos niveles de calor.

Otra cuestión importante sobre este fenómeno químico es que los elementos poseen un número de oxidación. Esto significa que cada elemento químico cuenta con una carga aparente que suele respetar la regla del octeto. Dicha regla se trata de una tendencia que señala el comportamiento de los iones que componen a esos elementos.

De esta manera, los átomos cuentan por lo general con 8 electrones en su nivel energético externo. Para determinar el número de oxidación se tiene en cuenta la cantidad de electrones que aporta o requiere un átomo para cumplir la regla.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *