Monarquía absoluta

La monarquía absoluta o absolutista es un tipo de gobierno donde todo el poder político se encuentra concentrando en la figura de un rey. En las monarquías no hay separación de poderes ni oposición alguna al monarca, por eso se le llama absoluta o absolutismo. Aunque puedan existir otras instituciones políticas aparte del trono, la voluntad del monarca es ley.

Considerando que el rey cuenta con todo el poder político de esa nación, nadie puede llevarle la contraria. Incluso se considera traición ir en contra de lo dispuesto por el rey ya que su palabra es ley. Este tipo de gobiernos absolutistas se concentraron principalmente en el régimen antiguo de la historia.

Las monarquías absolutas podían variar un poco de un país a otro considerando la cultura predominante. Sin embargo, todos tienen en común la figura del monarca como el que ostenta el máximo poder político de ese gobierno o nación. Incluso se solía calificar de divino al poder del monarca, se consideraba que eran elegidos por Dios y de allí provenía su poder.

La monarquía absoluta es el gobierno donde todo el poder lo tiene el rey.

Por lo general se asocia a las monarquías absolutas con las que tuvieron lugar en Europa occidental a finales de la Edad Media. Estas monarquías gobernaron gran parte de la historia hasta los inicios de la Edad Moderna. Su ruina vino de la mano de la crisis en el sistema feudal y las distintas transformaciones que fueron desarrollando la aparición del capitalismo.

Algunos ejemplos de monarquías absolutas se encuentran en los gobiernos de los reyes franceses, ingleses y hasta de los zares rusos. Así, un claro ejemplo de monarquía absoluta es el gobierno del rey francés Luis XIV quien ejercía los tres poderes políticos y se refería a sí mismo como el estado.

Las monarquías absolutas europeas fueron cayendo a través de revoluciones populares o distintas presiones internas y externas. Muchos se convirtieron en monarquías constitucionales donde aún existe una familia real, pero hay división de poderes. También existen casos en los que las monarquías dieron paso a distintos tipos de gobiernos republicanos.

Características de una monarquía absoluta

Ya hemos mencionado que la principal característica de una monarquía absoluta es que todo el poder lo ostenta el monarca. De esta manera, el monarca tiene el control total del Estado, en su figura se concentra la soberanía de la nación. Los monarcas pertenecen a la nobleza y sus gobiernos empiezan desde que son coronados hasta que mueren.

Al concentrar todo el poder del Estado en la figura del monarca no existe división de poderes. El rey toma las decisiones políticas y estatales de la nación que gobierna, o bien es quien debe aprobarlas. Por ello no puede ser cuestionado ni juzgado en modo alguno sin importar las malas decisiones que pueda tomar.

La creencia de la monarquía absoluta se basa en que el poder del monarca está vinculado con la ley de Dios. Por ello sus mandatos son divinos y al monarca se lo considera como un representante de la voluntad divina. Las monarquías absolutas se basan en un modelo creado a partir de la filosofía política conocida como absolutismo.

Formato para citar (APA)

“Monarquía absoluta” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/monarquia-absoluta/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *