Saltar al contenido

Impío

La palabra impío describe algo o alguien que carece o no siente compasión ni piedad. También sirve para describir a aquella persona que carece de devoción religiosa ni respeta las cuestiones religiosas. Alguien impío no siente piedad, se caracteriza por una actitud hostil y rechaza todo lo relacionado con la religión.

En este sentido, alguien impío no solo no cree en Dios sino que desprecia toda enseñanza o filosofía religiosa. Por estas características, la palabra impío cuenta con connotaciones negativas que se relacionan generalmente con la maldad. Como la persona impía no cree en Dios se guía y hasta termina siendo gobernado por sus instintos.

De esta manera, las personas impías suelen describirse como astutas, soberbias y violentas. Incluso se le atribuyen a este adjetivo todos los defectos posibles que se puedan considerar de la naturaleza humana. Esto sucede porque los impíos no sienten y desprecian la piedad, la cual es considerada una gran virtud.

El adjetivo impío describe aquello que carece de devoción religiosa.

Teniendo en cuenta esto, el concepto de impío agrupa todas las maldades que pueden definir al ser humano. Aunque considerando el concepto religioso de esta palabra, impío es todo aquel que no cree en Dios. En este sentido, tanto los ateos como los agnósticos pueden ser calificados como impíos al dudar o no creer en Dios.

Aunque en este concepto también se cuentan aquellas personas que no respetan las tradiciones religiosas, los objetos sagrados o a los representantes de la Iglesia. Considerando que lo impío es lo opuesto a la piedad y esta representa lo bueno del hombre, lo impío es todo lo malo.

La palabra impío deriva del término impíus del latín que cuenta con una gran variedad de significados, en su mayoría negativos. Así se la puede definir como irreverente, dañino, inhumano, malvado, perverso y no religioso. No siempre se asocia con la fe en Dios, también se usa para señalar la hostilidad hacia todo lo religioso y sagrado.

El significado religioso de impío

Tal como hemos mencionado, la palabra impío se refiere a aquella persona que no cree o tiene fe en Dios. Así, la teología califica la impiedad como negar a Dios como un ser todopoderoso. Además, durante la Roma antigua se relacionaba la impiedad con la inmoralidad, la maldad y el sacrilegio.

Aunque el significado de impío iba más allá de lo puramente religioso, también se calificaba de impíos a aquellos que no respetaban a sus padres y/o su patria. Lo mismo sucedía con quien se desligaba de sus obligaciones en cuanto a otras personas. A estas personas impías se las consideraba desalmadas y desnaturalizadas por no respetar a nada ni nadie.

Teniendo en cuenta esto, no es de extrañar que la Iglesia Católica buscara atemorizar a sus seguidores para evitar la impiedad. Para ello dieron con el concepto del Purgatorio como el castigo que encontraban los impíos luego de morir. El Purgatorio es un estado de transición para el alma al que van aquellos que cometieron pecados mortales.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.