Humillación

La humillación es lo que se considera una especie de ofensa que hiere el honor o el orgullo de una persona. Se trata de la sensación que sentimos cuando alguien nos ofende, lastima nuestra dignidad o nuestro orgullo. Por esta razón, la humillación es considerada un sentimiento negativo porque afecta la imagen o reputación que tenemos ante los demás.

Este estado o sentimiento se genera cuando una persona queda en evidencia, pasa vergüenza o es descubierta en una situación embarazosa. Por lo general, la humillación se siente como producto de la presión social, nos sentimos humillados frente a otras personas. De esta manera, cuando sufrimos una humillación tendemos a sentir vergüenza, nos sentimos vulnerables y ofendidos.

La humillación puede ser causada por comentarios y acciones propias o ajenas que nos ofenden y nos hacen pasar vergüenza. El origen de la humillación puede ser de distinta índole, pero lo que prima es ese sentimiento de estar expuesto frente a los demás. La palabra humillación deriva del término humiliatio del latín que se refiere a la acción de humillar, de herir el amor propio o la dignidad de alguien.

La humillación significa pasar vergüenza o quedar en ridículo frente a otras personas.

Lo que tiende a afectar una humillación es nuestra dignidad, nuestro honor o reputación. Es una forma de manchar nuestra persona, hacernos quedar en ridículo o como alguien patético. Por estas razones la humillación nos hace sentir tan mal, la dignidad es un derecho que nos corresponde a todos por igual.

Un ejemplo de humillación puede ser aquel donde quedamos al desnudo frente a un grupo de personas. Ya sea por un accidente o por una broma pesada, el que tanta gente pueda vernos desnudos nos genera malestar y vergüenza. Por ello este es un claro ejemplo sobre lo que representa y lo que se siente al sufrir una humillación.

Y como veníamos diciendo, sufrir una humillación representa una ofensa, un atropello a nuestros derechos humanos. Es por esa razón que ciertas clases de humillaciones se contemplan dentro de las legislaciones de algunos países. Esto tiene por finalidad velar por los derechos de las personas y detallar algunas penas en caso de ser vulnerados.

Consecuencias y ejemplos de humillación

Ya hablamos sobre cómo puede afectarnos una humillación, cómo nos ofende y cómo afecta nuestra dignidad y orgullo. También suele atentar contra nuestra reputación, haciéndonos quedar en ridículo frente a otras personas. En este sentido, la humillación puede terminar minando nuestra autoestima y la forma en que nos relacionamos con otros.

Se trata de un sentimiento sumamente negativo que nos afecta en gran medida y que nadie se merece soportar. Incluso algunas personas se ven expuestas a todo tipo de humillaciones de forma constante lo que causará un daño enorme en su persona. Lo más sano es evitar ese tipo de situaciones o esas personas que nos humillan a modo de entretenimiento.

Algunos ejemplos de humillación:

  • “Un compañero del colegio dijo que José es gay al frente de toda la escuela, José se sintió tan humillado que faltó varios días a clases.”
  • “A mi jefe lo echaron del trabajo porque acosaba y humillaba continuamente a todos sus empleados.”
  • “El marido de mi hermana le era infiel sin descaro, ella no aguantó más la humillación y lo echó de la casa.”
Etiquetas:h

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *