De Significados
Salud

Escala de Glasgow

La escala de Glasgow es una herramienta empleada a la hora de cuantificar el nivel de conciencia de una persona. En este sentido, esta escala permite pronosticar si la lesión que ha sufrido esa persona puede ocasionar algún daño cerebral. Esta escala fue diseñada en 1974 por dos médicos neurocirujanos del Hospital de Glasgow, de allí su nombre.

Desde su creación, esta escala comenzó a difundirse al resto de hospitales en el Reino Unido y luego al mundo entero. Así, la escala de Glasgow se usa habitualmente en los servicios de urgencia para poder determinar las lesiones en la cabeza. Entonces, la escala sirve para medir el nivel de conciencia y el estado cognitivo del paciente.

De esta manera, la escala evalúa tres aspectos fundamentales: en primer lugar la apertura ocular, la respuesta motora y la verbal a los estímulos. La escala tiene un valor máximo de 15 puntos, lo que significa que no hay ninguna lesión cerebral. Mientras que el valor mínimo es de 3 puntos lo que resulta compatible con el estado de coma profundo.

La escala de Glasgow sirve para determinar el nivel de consciencia de un paciente.

La apertura ocular que evalúa esta escala se relaciona con qué despierto y atento al entorno se encuentra el paciente. En este sentido, para que el individuo pueda abrir los ojos las neuronas del tallo cerebral, el hipotálamo, el tálamo y el sistema reticular deben estar intactas. El puntaje en este caso se asigna de acuerdo al grado de estimulación que se requiere para obtener respuesta.

En cuanto a la respuesta verbal, esta cuenta con dos procesos fundamentales: por un lado la capacidad para comprender la instrucción así como la capacidad para responder. Aquí la escala evalúa qué tan alerta y consciente de sí mismo y de su entorno se encuentra el paciente. Además con esto se puede identificar si el paciente tiene alguna lesión en los centros del lenguaje.

Con la respuesta motora se evalúa la función cerebral global y su integración en diferentes áreas. Por eso esta parte abarca la mayor parte del puntaje e incluye desde órdenes sencillas hasta estímulos dolorosos. Esto sirve para ver si hay respuesta y poder evaluar que haya algún movimiento si las órdenes sencillas no funcionan.

Algunas cosas a tener en cuenta

Al evaluar la apertura ocular se debe chequear que no existan lesiones que afecten esta respuesta. Aquí se cuentan parálisis de músculos faciales o traumatismo en los párpados que pueden llevar a un error en la medición.

Los puntajes de la escala contemplan los siguientes niveles:

  • La escala de apertura ocular tiene 4 puntos siendo el mayor la respuesta espontánea, seguido por la apertura al hablar, al dolor o ninguna respuesta.
  • En el caso de la respuesta verbal se cuentan 5 puntos siendo esta la respuesta orientada, seguido por la confundida, las palabras inadecuadas, sonidos incomprensibles y ninguna respuesta.
  • La respuesta motora tiene 6 puntos: obedece órdenes, localiza dolor, se retira al dolor, flexión anormal, extensión anormal y sin respuesta.

Aunque esta escala se creó para calificar el daño cerebral en pacientes que sufrieron accidentes o traumatismos, en la actualidad es más extendido. Esto significa que se aplica esta escala en todos los pacientes donde se requiere verificar sus funciones cerebrales. Cabe mencionar que los puntajes que se obtienen en la escala pueden variar si el paciente ha ingerido alcohol, drogas o algún sedante.

Formato para citar
"Escala de Glasgow". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/escala-de-glasgow/ Consultado: 21 de mayo de 2024.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *