Energía térmica

La energía térmica es el tipo de energía que se libera en forma de calor, por lo que se manifiesta mediante el calor. Por lo general, la energía térmica suele transmitirse desde un cuerpo caliente a otro con una temperatura menor. A su vez, la energía térmica puede transformarse en otros tipos de energía como ser la eléctrica o la mecánica.

El proceso donde notamos la energía térmica en acción requiere de dos cuerpos que entren en contacto. Sin embargo, es necesario que uno de estos cuerpos presente una temperatura elevada y que el otro esté frío o a temperatura ambiente. Así, cuando estos entran en contacto, el de temperatura menor termina calentándose.

Este proceso también puede suponer que el cuerpo con altas temperaturas pierda calor en el intercambio y se enfríe. La explicación científica de este proceso señala que el calor supone el movimiento de las partículas que conforman estos cuerpos u objetos. De esta manera, las partículas del cuerpo caliente se van deteniendo a medida que las del otro cuerpo se aceleran.

La energía térmica es el tipo de energía que se genera gracias al calor.

El movimiento de las partículas y el intercambio térmico que tiene lugar durante este proceso puede generar energía. Una forma muy común de obtener energía térmica es a través del sol, o energía solar como se la conoce. Los combustibles también generan energía durante la combustión aprovechando este proceso térmico.

Otra forma de energía térmica es la que se obtiene a través de una reacción nuclear, o lo que se conoce como energía nuclear. Este tipo de energía puede obtenerse mediante la fisión o la fusión de núcleos atómicos. La fusión nuclear se caracteriza por la unión de varios núcleos atómicos en uno más pesado, durante este proceso se libera gran cantidad de energía.

También se puede obtener energía térmica mediante lo que se denomina efecto Joule. Este proceso tiene lugar cuando hay un choque de átomos en el conductor de una corriente eléctrica. Cuando esto ocurre, la energía cinética de los electrones se convierte en calor produciendo energía térmica.

Ejemplos y usos de la energía térmica

Además de los tipos de energía antes mencionados también se pueden aprovechar las formas naturales de energía térmica. Ya hablamos de la energía solar, pero también se encuentra la energía geotérmica. Este tipo de energía proviene del calor interno que presenta el planeta, mientras que la energía solar se obtiene de los rayos solares.

Otra cuestión a tener en cuenta es que la energía térmica ha sido utilizada principalmente para realizar todo tipo de trabajos. Durante la Revolución Industrial muchas máquinas funcionaban gracias al vapor y el carbón. No cabe dudas que este tipo de energía resulta vital y una de las principales formas de obtener energía que existen.

Todos los ejemplos de energía térmica que hemos mencionado prueban lo útil y eficaz que resulta obtener energía del calor. Sin embargo, el hecho de que existan tantas opciones y tipos de energías basadas en la térmica se relacionan con la rentabilidad de estas fuentes de energía. La energía solar, por ejemplo, es ecológica y renovable, pero los paneles fotovoltaicos son costosos de fabricar.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *