Elongación

La palabra elongación hace referencia al estiramiento que hacemos antes y después de hacer ejercicio físico. Aunque también se trata de un concepto propio de la astronomía que señala la distancia angular que existe entre dos astros. Esta elongación astronómica se mide teniendo en cuenta a la Tierra y sus distancias con respecto al Sol.

Cuando hablamos de elongación física nos referimos a la acción de estirar y relajar distintos músculos del cuerpo. El objetivo de la elongación radica en preparar los músculos para hacer ejercicio o relajarlos una vez terminamos el esfuerzo físico. Como tal, la elongación forma parte de una rutina deportiva aunque muchas personas la pasan por alto.

Es muy frecuente que las personas que empiezan a ejercitarse, por la razón que sea, no le presten mucha atención a la elongación. En muchos casos ignoran su importancia, lo pasan por alto o creen que no es necesario. Sin embargo, la elongación es importante para prevenir lesiones o daños en los músculos que estamos forzando.

La elongación consiste en estirar y preparar los músculos antes y después de ejercitarse.

Los especialistas en el tema recomiendan elongar de forma adecuada al menos los músculos que vamos a emplear. Por ejemplo, si vamos a correr es de suma importancia elongar las piernas antes y después. Si vamos a ejercitar nuestros brazos con pesas o flexiones, lo mismo. Al elongar los músculos a trabajar podemos obtener mejores beneficios al ejercitar y evitar todo tipo de complicación o dolor muscular.

Resulta importante considerar que la elongación se trata de una acción sencilla que no conlleva mucho esfuerzo. Y aunque incluir la elongación dentro de nuestra rutina de ejercicios no implica que nos sirva para perder peso, sus beneficios son esenciales para la salud de los músculos. Es importante no confundir la elongación con la propia rutina de ejercicios.

La elongación representa el calentamiento y relajación de los músculos antes y después de hacer ejercicio físico. Su importancia radica en que cuando los músculos están inactivos se encuentran fríos, en reposo. Por lo que si les imponemos un esfuerzo repentino sin preparación alguna pueden sufrir dolores y lesiones de distinta índole.

Beneficios y tipos de elongación

Ya hemos mencionado cuán importante resulta preparar y activar los músculos mediante la elongación antes del ejercicio. También es importante repetir la elongación al finalizar el trabajo físico para que los músculos no queden tensionados. Por lo que, además de prepararlos para el esfuerzo físico, los ejercicios de elongación también sirven para relajar los músculos.

La clase de elongación que hagamos depende en gran medida del tipo de ejercicio físico que vamos a realizar. En la mayoría de los casos, la elongación se practica en los músculos de brazos y piernas al estirar y contraer los músculos de estas extremidades. Pero también podemos elongar áreas como la cintura, el cuello, los hombros o los tobillos.

Para elongar un músculo basta con estirar un poco al estado original al que estaba en reposo. Es importante que la elongación sea suave y se realice con cuidado para evitar lesiones de cualquier tipo. Cuando los ejercicios de elongación se realizan correctamente los músculos ganan flexibilidad, mejoramos la coordinación y evitamos tensiones.

Formato para citar (APA)

“Elongación” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/elongacion/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *