Conclusión

La palabra conclusión hace referencia al fin o la terminación de una cosa, es el efecto de concluir algo. También hace referencia a la consecuencia de una investigación, los resultados o deducciones que sacamos de dicho estudio. El origen de esta palabra se remonta a los términos conclusio, conclusionis del latín y epílogos del griego.

Cuando redactamos un discurso o un texto, la recapitulación final se denomina conclusión. Lo mismo sucede con trabajos de investigación, la conclusión incluye las impresiones y deducciones finales obtenidas. En la conclusión de este tipo de trabajos se suelen detallar los descubrimientos más relevantes y los resultados del estudio realizado.

Lógicamente, la conclusión es la última parte que debemos redactar en un informe de este tipo. Una vez terminada la investigación, cuando se analizan todos los datos recopilados y obtenemos los resultados. Entonces tenemos toda la información necesaria para opinar y sacar conclusiones de lo que hemos investigado.

La conclusión es la deducción final o el resultado de un texto académico o científico.

Dentro de la conclusión de una investigación debemos enumerar y relacionar los resultados obtenidos. También se suelen mencionar las contribuciones que hace esta investigación al campo científico o disciplina en el que se enmarca. Las conclusiones se caracterizan por ser breves, concisas y eficaces, lo ideal es que sean directas y resuman la información más importante.

Por lo general, las conclusiones apuntan a captar la atención del lector lo suficiente como para leer el trabajo completo. De lo contrario debe captar el alcance y resultados de la investigación para darle un cierre conciso a la misma. La conclusión se cuenta entre las principales partes de un texto junto con la introducción y el desarrollo.

En la conclusión se concentran los resultados y el análisis final que se hace sobre el tema abordado en la investigación. Las conclusiones se encuentran en distintos tipos de textos académicos y científicos tales como: artículos, ensayos, informes, proyectos, libros, entre otros. Sirve para cerrar el argumento, discurso o estudio que se ha realizado exponiendo las ideas finales.

Aspectos y objetivos de la conclusión

Tal como hemos señalado, las conclusiones sirven para cerrar un argumento, darle un cierre a la idea que se venía desarrollando. Por esta razón, se suelen incluir las premisas y las deducciones a las que se arriban siguiendo el desarrollo del tema abordado. El objetivo de la conclusión se centra en establecer cierta afirmación sobre dicho tema en base a lo explorado y expuesto.

Cuando se trata de una investigación de tipo científico, las conclusiones deben arrojar descubrimientos sobre lo investigado. También pueden aportar proposiciones que expliquen los fenómenos estudiados, sus causas y consecuencias. En otros casos, las conclusiones deben defender los argumentos y posturas expuestas en el tema en cuestión.

Para la filosofía y la lógica, la conclusión es aquella proposición o resultado al que se alcanza luego de analizar las premisas de un argumento. En este sentido, la lógica señala que si los argumentos son válidos las premisas nos acercarán a la conclusión. Sin embargo, para que la conclusión sea considerada válida, las premisas en que se basa deben ser verdaderas.

Etiquetas:c

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *