Arte clásico

Dentro del arte clásico se reúnen todas aquellas formas artísticas influenciadas por la sociedad humanista griega y romana. Lo que caracteriza a esta forma de arte es la visión sensible y sentimental del mundo que buscaba expresar el artista. En este sentido, las obras clásicas podían retratar tanto el mundo real como un mundo imaginario.

En esta corriente se incluyen las principales disciplinas artísticas como la arquitectura, la escultura y la pintura. Pero también se contemplan otras producciones artísticas como la literatura en sus diferentes expresiones y géneros. Así, dentro de la literatura clásica se contemplan géneros como la filosofía, la poesía y el teatro.

Podría decirse que esta forma de arte tuvo su época de auge entre el primer milenio a.C. y la primera mitad del primer milenio d.C. Como tal, el arte clásico era la expresión artística y plástica característica de las civilizaciones griega y romana. Aunque eso no lo limita únicamente a dichos países ya que abarcó diferentes culturas también.

El arte clásico incluye las obras artísticas griegas y romanas.

También vale señalar que la gran mayoría de producciones artísticas clásicas fueron de Grecia. En Roma también se reprodujo esta corriente artística, pero duró poco y existen pocas representaciones del mismo. La historia universal estima que el arte clásico nació en Grecia aproximadamente en el siglo VII a.C. con sus templos de piedra.

Estos templos contaban con un estilo específico y se empleaban materiales acordes a la ubicación de los mismos. De esta manera, algunos templos ubicados al sur de Italia eran de piedra caliza, mientras que los de las islas eran de mármol. Los templos ubicados en el continente, por otra parte, eran de caliza revestida con mármol.

Aunque la arquitectura griega fue la que más perduró en el tiempo, también hubo pinturas y esculturas. De las primeras existen registros literarios sobre grandes exponentes como Apeles, Parrasios, Polignoto o Zeuxis. La escultura, por su parte, representaba el canon de belleza humana y el modelo de perfección formal.

Otras representaciones del arte clásico

Ya ahondamos un poco en el arte clásico griego y nos resta el arte romano. Al igual que sucede con el griego, la representación artística más duradera es la arquitectura. Sin embargo, a nivel histórico podemos señalar que la arquitectura romana clásica representaba su poderío. El centro urbano de la ciudad romana era el foro, era el centro de la vida social en todas sus expresiones y donde se organizaban reuniones.

La arquitectura romana contaba además con elementos curvados como arcos y cúpulas. Algunos edificios representativos de este estilo arquitectónico incluyen el Coliseo y el Panteón de Agripa. Sobrevivieron pocos ejemplares de la pintura romana donde se destacan los murales de Pompeya y Herculano.

En cuanto a la escultura romana, sus obras se inspiraban en las griegas pero con un sentido más bien práctico. A diferencia de los griegos, los romanos no buscaban representar la belleza ideal. Por último cabe mencionar que el arte griego atravesó distintos períodos que impactaron en los estilos y obras.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *