Agujero negro

Le llamamos agujero negro a una región finita del espacio que tiene una concentración elevada y densa de masa que termina generando un campo gravitatorio. Estas cualidades del agujero negro lo vuelven una especie de vórtice desde el cual ningún material o incluso haz de luz puede escapar.

En la década de 1970, Stephen Hawking propuso una teoría asegurando que los agujeros negros emiten radiación. A esta teoría se la llamó radiación de Hawking y menciona que los agujeros negros pueden emitir cierto tipo de radiación. La radiación que emiten estos agujeros negros se denomina Cygnus X-1 la cual se origina en el disco de acreción del mismo agujero.

Previo a Stephen Hawking, hubo otros científicos que se interesaron por éste fenómeno del espacio y propusieron teorías al respecto. Un ejemplo de ello fueron las ecuaciones del campo de Einstein donde explican que la gravedad de un agujero negro genera algo llamado horizonte de sucesos.

Es una región del espacio con un elevado nivel de masa que genera un campo gravitatorio masivo.

Este fenómeno consigue que la zona que ocupa el agujero negro se separe del resto del universo. A su vez, es esto provoca el vórtice característico de los agujeros negros que no permite la salida de ninguna partícula. La encargada de estudiar este fenómeno es la relatividad general, ya que predijo la existencia de los agujeros negros y encontraron los primeros indicios.

En 1963, Roy Kerr propuso que el espacio-tiempo de los agujeros negros presentaba cuatro dimensiones. Al respecto, decía que contaban con una geometría cuasiesférica estructurada mediante los siguientes parámetros: Su nivel de masa, su carga total eléctrica y el momento angular (M – e – L).

Ellis, Hawking y Penrose probaron durante los 70 una serie de teoremas concernientes a la geometría y ocurrencia de los agujeros negros. Generalmente se cree que la mayoría de las galaxias cuentan con agujeros negros supermasivos en el centro. En febrero del 2016 se detectaron una serie de ondas gravitaciones creadas por la fusión de dos agujeros negros a 1337 millones de años luz de la Tierra.

Cualidades de los agujeros negros

La gravedad presente en un agujero negro es capaz de atraer el gas que se halla en su entorno. Este gas se va arremolinando y calentando a temperaturas mucho mayores que la que presenta la superficie del Sol. Los agujeros negros se forman mediante un proceso de colapso gravitatorio.

En abril del 2019 ocurrió un hito histórico cuando el consorcio internacional Telescopio del Horizonte de Sucesos dio a conocer la primer imagen de un agujero supermasivo. Nunca antes se pudo capturar una imagen de este tipo de fenómenos y esta corresponde a un agujero que se encuentra en el centro de la galaxia M87.

Los estudios referidos a la formación de los agujeros negros sugieren que nacen a partir de la muerte de una gigante roja (una estrella de mayor tamaño que el Sol). Cuando se extingue totalmente la energía de esta estrella, su fuerza gravitatoria ejerce fuerza sobre ella misma hasta crear masa que se concentra creando una enana blanca. El proceso puede continuar hasta colapsar la enana en un agujero negro con una enorme fuerza de atracción.

Formato para citar (APA)

“Agujero negro” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/agujero-negro/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *