Acúfeno

Los acúfenos, o tinnitus, son fenómenos perceptivos que consisten en notar golpes o sonidos que no provienen de ninguna fuente externa. Se trata de golpes o sonidos que parecen venir desde el interior del propio oído. Las causas detrás de estos fenómenos pueden ser de diferentes tipos, principalmente situaciones traumáticas, aunque también pueden surgir como síntoma de un taponamiento de los oídos o del síndrome de Ménieré.

Las situaciones de estrés ocasionadas por trabajo, estudios o exposición a ruidos fuertes también puede ser causa de los acúfenos. El término se ha extendido y hoy se utiliza para referirse a cualquier tipo de sonido que se originan en los oídos o en la cabeza, pero que generalmente son audibles solamente por aquella persona afectada.

Acúfeno

Los tinnitus o acúfenos normalmente se perciben con forma de zumbidos graves o agudos hasta ronroneos, ruido blanco, escuchar estruendos o el canto de un grillo, latidos, campanilleos o siseos. A veces tienen tal intensidad que el paciente no puede escuchar una conversación en volumen normal.

A través de estudios científicos de distintas características se han podido distinguir dos importantes variantes de acúfenos neurosensoriales: uno llamado periférico que puede llevar semanas o meses de evolución, y otro llamado central o crónico, que tarda meses o años en evolucionar. A veces el acúfeno es una manifestación de la llamada enfermedad de Wernicke.

Los acúfenos son causados por la vibración de los tejidos que rodean el oído o por errores en el sistema auditivo. Algunos doctores atribuyen la aparición de estos ruidos a anomalías vasculares en la cabeza, o a contracciones de los músculos del oído medio o aquellos que rodean la mandíbula.

Diagnosticar los acúfenos no es fácil. Se hace necesario tomar distintas pruebas audiométricas, principalmente si los casos de tinnitus vienen acompañados de sorderas. Desafortunadamente el tratamiento por estos inconvenientes rara vez tienen éxito. A veces se aplican anestésicos locales pero el efecto dura muy poco y no se resuelve el problema de fondo.

La mejor solución, aunque tampoco es permanente, es mantener la mente ocupada. De esa forma se minimiza la molestia y el estrés causado por el acúfeno mientras distraemos a nuestra mente del ruido permanente que solamente escuchan los afectados.

¿Cómo se puede tratar el tinnitus? Si el ruido se debe a una pérdida de audición, la reducción del acúfeno puede lograrse mediante el uso de dispositivos auditivos que permitan mejorar la calidad auditiva. Si el tinnitus empeora en momentos de gran ansiedad o estrés, algunos aparatos cuentan con funciones extras de música y efectos de sonidos relajantes.

En Internet se encuentran numerosos remedios alternativos en forma de pastillas, gotas o libros con técnica que prometen curar el acúfeno, pero no tienen más que un efecto placentero. Lo cierto es que no existe ningún tratamiento que cure de manera definitiva este inconveniente ya que hasta ahora no se termina de entender cómo tratarlo.

Sinónimos de acúfeno

tinnitus

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *