Saltar al contenido

Metrosexual

La palabra metrosexual es un adjetivo con el que se describe a una persona que cuida mucho su imagen. En este sentido, alguien metrosexual se caracteriza por cuidar mucho su apariencia y estar a la moda. Por lo general, esta palabra se usa para describir a hombres que cuidan mucho su aspecto y su físico.

Este adjetivo tiene ciertas connotaciones negativas y se lo emplea, la mayoría de las veces, a modo de insulto. La razón de ello se encuentra en que las características asociadas al adjetivo son similares a la conducta de las mujeres. De esta manera, la palabra metrosexual describe ciertas conductas asociadas al género femenino en el otro género.

El concepto de metrosexualidad es relativamente moderno, incluso cuando se han registrado conductas de este tipo a lo largo de la historia. Sin embargo, el carácter moderno de la metrosexualidad tiene que ver con las prácticas estéticas a las que recurren estos hombres. Entre ellas se encuentran cirugías y tratamientos estéticos que los ayuden a embellecer o perfeccionar su aspecto.

La palabra metrosexual se refiere al hombre que cuida su apariencia.

Si bien con este concepto se duda de la sexualidad de estos hombres, solo lo hacen para verse y sentirse bien. No necesariamente estos hombres preocupados por su apariencia son homosexuales o quieren cambiar de género. Es importante aclararlo ya que los roles de género impuestos por la sociedad consideran estas conductas como una desviación.

De esta manera, los hombres metrosexuales se caracterizan por acudir a salones de belleza para cuidar su cabello, rostro y piel. Suelen practicar todo tipo de tratamientos estéticos para embellecerse y lucir un buen aspecto. También le prestan particular atención a la forma en que se visten tratando de estar a la moda y con un estilo bien definido.

Aunque este concepto aún no ha sido añadido al diccionario de nuestra lengua, resulta sencillo analizar su origen y significado. Así, este concepto se encuentra conformado por los términos metro y sexual, el primero se relaciona con las ciudades. Y es justamente en las ciudades donde más se suelen preocupar por la apariencia y la moda.

Características y curiosidades

Retomando la idea de que este concepto surge y habita principalmente en las ciudades, podemos compararlo con otros estilos de vida. En este sentido, resulta fácil notar que los hombres del campo o que viven alejados de la ciudad no necesariamente se preocupan por llevar una apariencia pristina. Estos otros hombres pueden llegar a ser más descuidados debido a las actividades que realizan y no se preocupan por lucir bien y a la moda.

En cambio, en la ciudad existen actividades y entornos más sociales que nos impulsan a preocuparnos por nuestra apariencia. También resulta importante señalar que con el tiempo la metrosexualidad ha ido perdiendo su carácter de tabú. Ya no resulta tan descabellado ver hombres que cuidan su aspecto sino que se ha llegado a normalizar. Además, las ideas y costumbres relacionadas a los roles de género van mutando y evolucionando constantemente.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.