Gastos operacionales

El concepto de gastos operacionales hace referencia a los egresos o salidas de dinero que realiza una empresa por cuestiones administrativas. Este tipo de gastos pueden responder a distintas actividades, necesidades y razones. Aunque, por lo general, los gastos operacionales se destinan a la adquisición de insumos necesarios y para pagar el
salario de los empleados.

Es importante diferenciar este concepto de los gastos no operacionales, estos egresos de dinero son excepcionales o específicos. Algunos ejemplos de gastos operacionales suelen ser gastos imprevistos, pagar deudas, multas o préstamos, entre otros. La diferencia entre estos gastos es que los operacionales forman parte de la actividad general de la empresa.

Por esta razón, vale mencionar que los gastos operacionales son fijos y forman parte del funcionamiento de la empresa. Aunque en este punto vale aclarar que este tipo de gastos no se relacionan con los destinados a la producción. Tal como señalamos anteriormente, los gastos operacionales se destinan para el mantenimiento de las tareas administrativas de la empresa.

Los gastos operacionales se destinan al mantenimiento de la institución.

Los gastos operacionales pueden clasificarse en dos categorías basadas en el destino de estos gastos. De esta manera, podemos mencionar los gastos de administración por un lado y los gastos generales por otro. Los primeros se destinan a satisfacer las necesidades administrativas de la empresa como el pago de salarios y la compra de elementos de oficina.

Por su parte, los gastos generales tienen que ver con el pago de impuestos y demás gastos fiscales y/o financieros. Esta clase de gastos deben realizarse a término y en todo momento a pesar de la situación económica de la empresa. Además, se deben contabilizar los distintos gastos de una empresa para medir su rendimiento.

Además, cabe mencionar que existe una operación que le permite a la empresa calcular la utilidad operacional de los gastos que realiza. Así, a la utilidad bruta se le resta la totalidad de los gastos operacionales para obtener la utilidad operacional. Cuando se consideran además los gastos no operacionales podemos calcular la utilidad neta que tiene el negocio.

Tipos y ejemplos de gastos operacionales

Ya hemos mencionado que estos gastos se destinan al funcionamiento de la empresa, entre ellos podemos mencionar los siguientes: El pago de alquiler y de servicios o impuestos, comprar suministros y pagar el salario de los empleados. Todos estos gastos se realizan para que la empresa pueda seguir realizando sus actividades y conserve su estado de empresa.

También son los gastos que debe efectuar en caso de haber estado inactiva para volver a funcionar con normalidad. Por ello, esta clase de gastos se consideran normales para el correcto funcionamiento de la empresa. También se trata de gastos fijos que deben efectuarse de manera regular, la mayoría son mensuales, pero otros pueden tener diferente periodicidad.

Teniendo en cuenta lo dicho anteriormente, los gastos operacionales son los costos ordinarios que le permiten a la empresa seguir trabajando con normalidad. También hay que considerar que este tipo de gastos influyen a la hora de considerar la rentabilidad de la empresa. Si los gastos operacionales exceden los ingresos de la empresa, sus finanzas y sustentabilidad se verán afectadas.

Etiquetas:g

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *