Auditoría

El concepto auditoría se refiere a la inspección y/o verificación en la contabilidad de una empresa o institución. Esta auditoría la lleva a cabo un auditor y su objetivo consiste en comprobar las cuentas, el patrimonio y la situación financiera de la institución. De igual manera, auditoría es como se denomina al trabajo que hacen los auditores.

Podríamos decir que se trata de un concepto propio de la economía y el ámbito empresarial. En este sentido, la auditoría consiste en una evaluación minuciosa de una organización o sociedad institucional. Esta evaluación tiene por finalidad conocer y describir las diferentes características, debilidades y fortalezas de esa organización.

Las auditorías pueden realizar distintos tipos de valoraciones a partir de diferentes criterios de análisis y medición. Por lo general, las auditorías buscan medir la eficiencia o la rentabilidad que tiene una institución. Así, se dedica a evaluar todas las áreas o departamentos que conforman esa institución.

Una auditoría es la evaluación que comprueba el estado y rendimiento de una organización.

Aunque resulta más frecuente en el ámbito privado, las auditorías también se realizan en instituciones públicas y sin fines de lucro. Esto quiere decir que cualquier tipo de institución puede ser auditada en determinado momento. Sea cual sea la misión o naturaleza de la institución, las auditorías sirven para comprobar que no haya irregularidades de tipo fiscal, legal o de otra índole.

Las instituciones pueden llegar a beneficiarse con auditorías periódicas ya que pueden reforzar debilidades y explotar sus fortalezas. Así, aunque las auditorías realizan inspecciones minuciosas de la actividad institucional buscan pulir su potencial. Los resultados de una auditoría sirven para que las instituciones optimicen su actividad y rendimiento.

Es necesario señalar que las auditorías deben seguir una serie de criterios y pautas establecidas. En primer lugar, el objetivo central de las auditorías es observar y medir los procesos organizacionales del tipo que sean. Para ello se consideran todos los recursos, ya sean materiales e intangibles, que conforman la actividad de dicha organización.

Características y procesos

Además de lo que veníamos mencionando, las auditorías deben tener en cuenta la aplicación de los recursos y su relevancia para la organización. Luego de observar y medir se procede a analizar los datos recopilados para poder sacar conclusiones sobre el estado de la organización. Dichas conclusiones se vuelcan en el informe final producto de la auditoría.

En el informe de la auditoría pueden incluir consejos, estrategias e ideas que ayuden a la organización. Estas sugerencias se basan exclusivamente en la organización que se audita teniendo en cuenta su actividad, estado y recursos. Lo que quiere decir que los informes de auditorías son personalizados para cada organización, al igual que esas sugerencias.

Las auditorías pueden ser realizadas por profesionales que trabajan dentro de la organización o contratar consultores externos. De esta manera podemos decir que existen dos tipos principales de auditoría, las internas y las externas. Aunque también podemos mencionar otros tipos de auditorías según sus objetivos y procedimientos. A la vez, los auditores deben capacitarse continuamente para incluir todos los avances que surjan en materia empresarial.

Etiquetas:a

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *