Saltar al contenido

Evaporación

La palabra evaporación se refiere a la acción de evaporar o evaporarse, es decir, cuando un líquido se convierte en vapor. De esta manera, mediante este proceso, ese líquido cambia su estado a gaseoso. Para que esto suceda ese líquido debe someterse al calor y llegar a punto de ebullición.

Al calentarse de esta forma, la sustancia que se encontraba en estado líquido obtiene la fuerza para vencer la tensión superficial que la caracteriza. Es en ese momento, cuando el líquido alcanza el punto de ebullición o hierve, cuando comienza la evaporación. Si el líquido sigue calentándose más se evaporará hasta desaparecer en forma de vapor.

También cabe mencionar que el tiempo en que un líquido comienza a evaporarse depende de la temperatura. Con esto queremos decir que, mientras más alta sea la temperatura que calienta el líquido más rápido se producirá la evaporación. Aunque el proceso de evaporación se produce de cualquier forma a cualquier temperatura.

La evaporación es el proceso mediante el cual un líquido se convierte en vapor.

El proceso de evaporación corresponde a una de las etapas del ciclo del agua y cumple una función vital en cuanto al clima. Así, en el ciclo del agua la evaporación ocurre cuando el sol calienta la superficie acuática. Es en ese momento cuando el agua comienza a evaporarse y se convierte en nubes.

Una vez convertida en nubes, el agua luego vuelve al estado líquido cuando se producen las precipitaciones. En estos casos, las precipitaciones pueden ocurrir en forma de lluvia, nieve o rocío. Cuando se produce la precipitación el agua vuelve a la superficie terrestre y el ciclo comienza de nuevo.

La evaporación es también una de las variables más importantes en la hidrología. En materia de hidrología, la evaporación sirve para determinar el balance hídrico de una cuenca hidrográfica o parte de la misma. La energía tiende a intensificar la forma en que se mueven las moléculas y partículas hasta convertirse en vapor.

Características del proceso de evaporación

Tal como hemos mencionado, la evaporación se produce cuando una sustancia líquida se convierte en vapor. Para que esto suceda el líquido en cuestión debe someterse a cierta temperatura. Por lo general, la evaporación se trata de un proceso lento y silencioso que atraviesa un líquido y puede variar de acuerdo a la temperatura.

El proceso opuesto al de evaporación es el que se denomina condensación. Este proceso ocurre cuando una sustancia en estado gaseoso se transforma en líquido. En el ciclo del agua, el proceso de condensación tiene lugar cuando el agua evaporada que forma las nubes se enfría y termina precipitando. Durante este proceso intervienen factores como la presión atmosférica y la temperatura.

Retomando la evaporación, podemos decir que este proceso se puede observar en un charco de agua que se evapora con el calor del sol. Pero también lo podemos observar al hervir agua en una olla y ver el vapor que emite a medida que se eleva la temperatura. Si dejamos esa agua durante un buen rato al fuego terminará por evaporarse completamente.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *