Saltar al contenido

Erotismo

El erotismo hace referencia al amor sensual extremo o bien a la pasión vinculada con el amor. Por lo general se define al erotismo como la actividad y comunicación en la pareja relacionado con el placer sexual. De esta forma, en el erotismo intervienen una serie de actitudes, emociones y sentimientos que apuntan a la búsqueda del placer.

La palabra erotismo deriva del término eros del griego que se refiere al Dios Eros, el dios del deseo, el placer sexual y la sensualidad. El Dios Eros también estaba asociado con aquellas conductas producidas por la atracción entre las personas. De igual manera, el erotismo se considera una característica humana relacionada con la actividad sexual.

En este sentido, el erotismo comprende aquellas actitudes y conductas que llevan a la actividad e interacción sexual. Por ello podemos decir que se consideran como actitudes y conductas eróticas cosas como: abrazos, besos, caricias, estimulación oral, masturbación, sensaciones placenteras y que conducen al coito y al orgasmo.

Lo que caracteriza al erotismo es que se realizan todas estas actividades sexuales con fines placenteros. Esto quiere decir que si bien comprenden las típicas actividades sexuales, el erotismo no tiene por objetivo la reproducción. Teniendo esto en cuenta, el erotismo se basa en los gustos y preferencias de las personas involucradas.

Sin embargo, el erotismo se encuentra condicionado por una serie de factores de tipo social, cultural y hasta religioso. Como las prácticas sexuales son íntimas, y hasta sigue considerándose un tema tabú, algunas conductas son condenadas en ciertas culturas o lugares. Sin embargo, las prácticas eróticas ayudan a la persona a conocer su cuerpo e identificar estímulos placenteros.

De igual manera, así como el erotismo nos permite conocernos mejor a nosotros mismos, nos ayuda a mejorar la experiencia con otra persona. Recordemos que el objetivo del erotismo es la búsqueda del placer sexual. Para ello la persona se compromete tanto física como psicológicamente al explorar sus deseos y fantasías.

Reflexiones acerca del erotismo

Considerando lo que venimos desarrollando sobre este concepto, cabe señalar que el erotismo nos permite experimentar estos deseos y fantasías sexuales. Por lo que el erotismo se puede practicar de numerosas maneras y no siempre se trata de prácticas sexuales. A veces actitudes sugestivas que apelan a los sentidos pueden provocar cierto placer como una cena romántica o un gesto de aprecio.

Sin embargo, algunas prácticas eróticas pueden ser un poco más extremas de acuerdo a los gustos y preferencias de cada uno. Algunos ejemplos de este tipo de erotismo más extremo serían sesiones de sadomasoquismo o sexo grupal. Cualquiera sea la práctica o fantasía sexual que se experimenta siempre se debe contemplar el consenso entre las partes.

Cuando hablamos de consenso, es importante que el erotismo se practique implementando una comunicación clara y fluida. Hay que aprender a comunicar qué nos gusta y qué no, qué queremos probar y qué no, de esta manera la experiencia es satisfactoria para ambas partes. Y sobre todo hay que reconocer la importancia del lenguaje erótico que engloba todos nuestros sentidos para experimentar mayor placer.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.