De Significados
Psicología

Aflicción

La palabra aflicción hace referencia a un tipo de abatimiento, molestia, sufrimiento o tristeza. En este sentido, la aflicción puede ser una especie de molestia tanto física como psicológica. De esta manera, se podría considerar a la aflicción como lo opuesto a la alegría o la satisfacción.

Cuando la aflicción se trata de una molestia física, la misma puede tratarse con especialistas médicos. Estos se encargaran de realizar los estudios necesarios para diagnosticar el tipo de aflicción, su causa y cómo tratarla. Por lo general, una aflicción física comprende cualquier tipo de malestar que siente el paciente en su cuerpo.

Con respecto a esto, podemos considerar como aflicciones físicas malestares como: alergias, dolor agudo o crónico, hinchazón, irritación, molestia, picazón, entre otros. Por lo general, una aflicción física supone algo más que solo un dolor, se suele acompañar de cierto estado de ánimo. En este sentido, la aflicción consiste en un malestar generalizado e incluso cierto abatimiento anímico.

La aflicción hace referencia a algún malestar físico o psicológico.

Si consideramos la aflicción desde una perspectiva emocional o psicológica podemos mencionar algunas como: la angustia, la congoja, la depresión, la melancolía o la tristeza. Entonces, hablamos de aflicción psicológica cuando el paciente se siente abatido, con pocos ánimos. Aunque las emociones pueden variar con normalidad, si la aflicción se intensifica puede ser algo más grave.

Por lo general, la aflicción psicológica o emocional se vuelve problemática cuando el paciente experimenta un estado depresivo o alguna otra patología mental. En estos casos se recomienda consultar con un especialista en salud mental que pueda orientarlo. De acuerdo al diagnóstico, el tratamiento puede consistir en alguna terapia psicológica y/o psicofármacos.

La aflicción también se puede considerar desde un punto de vista religioso. Así, en la Biblia se mencionan numerosos casos donde los hombres sienten alguna aflicción. Por lo general, esos momentos suponen que la persona se siente desamparada, débil, siente pena o temor. Estas aflicciones se deben superar manteniendo la confianza, esperanza y fe en Dios.

Las aflicciones emocionales

Tal como hemos señalado, una aflicción puede ser un malestar físico o bien un decaimiento del ánimo. Con respecto a esto último, aunque recurrir a un especialista sería lo ideal, existen diversas formas de lidiar con una aflicción emocional. Lo primero es reconocer la aflicción y hablar del tema con alguien, un amigo, familiar, consejero, quien sea.

Algunas personas deciden ignorar su aflicción y evadirse de alguna manera, como consumiendo alcohol o drogas, por ejemplo. Otras personas se vuelcan en su fe o religión o bien deciden mantenerse ocupados con otras actividades. De cualquier forma, estas aflicciones emocionales surgen debido a alguna emoción dolorosa o infeliz.

Existen diversas causas para padecer de una aflicción emocional, como la pérdida de un ser querido. Aunque también puede ser causado por padecer de alguna enfermedad, por la situación económica o laboral e incluso por las relaciones con los demás. Todas las personas lidian y experimentan sus aflicciones de diversas maneras, pero es importante buscar ayuda si la aflicción los supera.

Formato para citar
"Aflicción". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/afliccion/ Consultado: 8 de mayo de 2024.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *