Saltar al contenido

Psicosomático

La palabra psicosomático describe las interrelaciones entre el cuerpo y la mente así como todo lo relacionado a ello. Así, se puede describir a un síntoma como psicosomático porque se encuentra parcial o totalmente influenciado por factores psicológicos. Con esto queremos decir que ciertas afecciones físicas pueden estar originadas por un factor psicológico.

De esta manera, a veces un cuadro de ansiedad, estrés, depresión o cualquier shock puede terminar afectando el cuerpo de forma física. En este sentido, las enfermedades psicosomáticas suelen estar causadas por emociones y sentimientos negativos. Aunque también puede estar originadas por algún momento o situación de impacto que se exterioriza de forma física.

Entonces, la palabra psicosomático se refiere a la presencia de una serie de síntomas o padecimientos que tienen origen mental. Así se describen ciertos síntomas, enfermedades y hasta trastornos que son causados por una experiencia traumática. Esta experiencia traumática se expresa en una alteración física, algún dolor o padecimiento.

Lo psicosomático se refiere a una dolencia física causada por algún hecho traumático.

Si analizamos el origen etimológico de esta palabra vemos que se encuentra formada por los términos psico y somático. El primero se refiere a la mente y el segundo se refiere al cuerpo. Por eso, el concepto psicosomático hace referencia a la relación estrecha que existe entre el cuerpo y la mente.

Por otro lado, cabe mencionar que existen una serie de reacciones y trastornos psicosomáticos que presentan síntomas con diferente intensidad. Sin embargo, más allá de los síntomas y la intensidad de los mismos, estos se caracterizan por ser producidos por la mente. Esto significa que la medicina no puede explicar estas dolencias desde el aspecto físico ya que los provoca la mente.

Algunos ejemplos de las enfermedades psicosomáticas más comunes son: el asma bronquial, la cefalea psicosomática, la hipertensión, las lumbalgias, psoriasis, trastornos sexuales, temblores y tics. Lo ideal es recurrir a un especialista para poder determinar la causa de cualquier molestia y el tratamiento a seguir.

Diagnóstico y tratamiento de enfermedades psicosomáticas

Tal como mencionamos, ante cualquier dolor o molestia se recomienda acudir a un médico para realizar un chequeo y los estudios necesarios. Luego de un exámen y los estudios requeridos se puede arribar al diagnóstico y la causa de esta dolencia. Si no se encuentra ninguna causante corporal de la enfermedad y luego de agotar todos los recursos se deriva al área psicológica/psiquiátrica.

En esta área se realizan otros exámenes de tipo psicológico que busca encontrar alguna situación traumática que ocasionara los síntomas de la afección. Aquí se contemplan una serie de criterios para determinar si son reacciones psicosomáticas o no. Entre esos criterios se analiza si existen uno o más síntomas somáticos y si hay ansiedad o estrés relacionado a los síntomas.

Los síntomas y su intensidad pueden variar con el tiempo, pero a veces la ansiedad y el estrés permanecen. Por eso se recomiendan tratamientos específicos para estos casos como la psicoterapia debido a la causa psicológica de la enfermedad. También se puede implementar una terapia farmacológica e incluso una terapia de tipo cognitivo-conductual.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.