Inteligencia emocional

La inteligencia emocional es un concepto que hace referencia a la capacidad de las personas para reconocer sus emociones y las de los demás. Gracias a la inteligencia emocional podemos diferenciar entre los distintos tipos de sentimientos y clasificarlos correctamente. Esto nos permite guiar nuestros pensamientos y nuestro accionar para controlar las emociones en base a nuestros objetivos o para adaptarnos al entorno.

Generalmente al hablar de inteligencia se lo relaciona con aspectos cognitivos como la capacidad para resolver problemas, la memoria o el razonamiento. Sin embargo, en 1920 el psicólogo estadounidense Edward Thorndike propuso el término de inteligencia social. Este concepto se empleó para describir la habilidad que nos permite entender y motivar a otros.

Otros psicólogos señalaron que en el comportamiento inteligente influyen otros factores que no eran considerados intelectivos. Según el psicólogo David Wechsler, los tests de inteligencia que no contemplaran esos factores no serían completos. Estos fueron algunos de los antecedentes que hubo para que fuera desarrollándose el concepto de inteligencia emocional.

La inteligencia emocional nos permite comprender nuestros sentimientos y los ajenos.

El investigador y psicólogo Howard Gardner publicó en 1983 un libro sobre inteligencias múltiples. Para Gardner muchos de los indicadores de inteligencia que existían por entonces no eran capaces de explicar completamente la capacidad cognitiva. Según este autor al no contar con otros tipos de inteligencias otorgaban resultados incompletos.

Gardner consideraba que estos indicadores deberían incluir la inteligencia interpersonal y la intrapersonal. La primera se refiere a la capacidad que tenemos para entender los deseos, intenciones y motivaciones de otros. Mientras que la inteligencia intrapersonal es aquella capacidad que nos permite entendernos a nosotros mismos, nuestras motivaciones, sentimientos y temores.

Se le atribuye a Wayne Payne el primer uso del concepto de inteligencia emocional. Payne menciona este concepto en su tesis doctoral titulada “Un estudio de las emociones: el desarrollo de la inteligencia emocional. Antes de Payne, el concepto fue empleado por autores como Beldoch, Leuner, Greenspan (propuso un modelo de inteligencia emocional), John Mayer y Peter Salovey.

Investigaciones sobre la inteligencia emocional

La investigación sobre este tipo de inteligencia surgieron a partir de las repercusiones que tenían las emociones en el ámbito laboral. Aunque este concepto se popularizó a partir de 1995 con la publicación del libro Inteligencia emocional de Daniel Goleman. Este libro obtuvo mucha repercusión en diferentes artículos periódicos, programas educativos y hasta cursos de formación.

En su libro, Goleman propone que para entender el poder que tienen las emociones en la mente hay que tener en cuenta la evolución del cerebro. Aquí podemos encontrar además las posibles causas entre el conflicto frecuente que existe entre la razón y los sentimientos. Se considera que la región emocional del cerebro es más primitiva y anterior a la región racional.

Las principales características de la inteligencia emocional incluyen: La capacidad de automotivación, esto nos permite perseverar en algo aunque no lo logremos y nos frustre. También nos permite controlar nuestros impulsos, regular nuestro estado de ánimo, evitar que nuestra razón se nuble por la angustia y poder empatizar y confiar en otras personas.

Formato para citar (APA)

“Inteligencia emocional” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/inteligencia-emocional/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *