Temperamento

Se conoce como temperamento al carácter que define la forma de ser de una persona. El temperamento, asociado a la personalidad de alguien, puede adoptar diversas formas. Sin embargo, es muy común que se utilice este sustantivo para asociarlo con un carácter firme, fuerte, vivaz o enérgico.

Desde una perspectiva más científica, el temperamento se refiere a la peculiaridad psíquica de una persona. Esto incluye aspectos como los niveles de intensidad que maneja ese individuo, sus motivaciones e incluso su sentido del humor. La palabra temperamento deriva del término temperamentum del latín que significa medida.

El temperamento determina la naturaleza que define cómo una persona se comporta e interactúa con su entorno. Algunos temperamentos pueden considerarse como hereditarios, que no han sido moldeados por elementos externos. En este sentido conforma la capa instintiva y afectiva de la personalidad del individuo.

Describe los aspectos que conforman la personalidad de una persona.

A partir de esta capa instintiva y afectiva, la voluntad e inteligencia de la persona irán moldeando su carácter. En este proceso sí intervienen agentes externos al individuo, aquí influye la socialización, el tipo de educación, las relaciones sociales, etc. El temperamento incluye diferentes aspectos de la personalidad de una persona, la forma de reaccionar ante ciertas situaciones, su estado de ánimo, su nivel de intensidad, entre otros.

Desde una perspectiva biológica, se considera que el temperamento representa la naturaleza general de la personalidad de una persona. Este se basa en las características que definen el tipo de sistema nervioso que posee. Se cree que el temperamento se relaciona con la influencia endocrina, es decir los genes y rasgos físico-psicológicos.

La personalidad de una persona se encuentra determinada por el temperamento y el carácter que poseen. Las variaciones o diferencias de intensidad de estos dos elementos forman combinaciones únicas en cada persona. Esto implica que cada ser humano tenga una personalidad diferente, que es muy propia de cada uno.

Características y rasgos del temperamento

El temperamento de una persona constituye una forma de ser única e irreemplazable que lo diferencia de los demás. Además, el temperamento determina la forma en que una persona actúa, se comporta, siente, reacciona, se relaciona con otros. El hecho de que cada persona cuente con un temperamento diferente posibilita que se relacionen con mayor fluidez.

La psicología se interesaba por el estudio de los temperamentos hasta inicios del siglo pasado. Este representaba un tema de gran interés para dicha disciplina para entender mejor la psiquis de las personas. Hoy en día, el concepto de temperamento se relaciona más con las virtudes y la forma de ser de las personas.

En la Antigua Grecia, algunos médicos como Hipócrates o Galeno consideraban que el temperamento era la emanación del alma al relacionarse con los humores del organismo. A raíz de esto, clasificaron los temperamentos de la siguiente forma: Sanguíneos cuando tenían un humor variable; Melancólicos en personas soñadoras o tristes; Coléricos en personas con sentimientos impulsivos y una voluntad fuerte; o Flemáticos en personas apáticas, indecisas, indiferentes.

Sinónimos de temperamento

personalidad, carácter

Formato para citar (APA)

“Temperamento” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/temperamento/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *