Ludopatía

La ludopatía es el nombre que recibe una patología caracterizada por la necesidad incontrolable de jugar. Como tal, la ludopatía se produce de forma progresiva alterando la conducta del individuo impulsandolo a jugar compulsivamente. La OMS (Organización Mundial de la Salud) y la APA (Asociación Americana de Psiquiatría) reconocen a la ludopatía como una enfermedad.

Lo más probable es que la ludopatía se genere con juegos de tipo adictivo, sobre todo aquellos donde existen apuestas y premios. Mientras menor sea el tiempo que lleva recibir el premio después de apostar, más adictivo se vuelve dicho juego. Los juegos más propensos a generar ludopatía en las personas son aquellos que encontramos en casinos o bien algunos juegos online de apuestas.

Para las personas que padecen ludopatía, el juego se vuelve una necesidad más, una especie de adicción que deben satisfacer continuamente. Y como bien es sabido, ninguna adicción es buena porque termina generando numerosas consecuencias negativas. Los ludópatas hacen lo que sea por seguir jugando, la mayoría apuesta todo lo que tiene o se endeuda por su adicción al juego.

La ludopatía es la patología caracterizada por la adicción al juego.

Los especialistas en el tema consideran que el juego se vuelve patológico cuando la persona centra toda su vida en el mismo. Esto quiere decir que empieza a pensar, actuar y vivir por el juego, abandonando otras necesidades y objetivos de su vida. También señalan que la ludopatía es una adicción que no se genera por una sustancia, pero es similar a otras adicciones.

Las conductas que describen la ludopatía son muy parecidas a las que presentan adictos a otras cosas. Así se destacan: La repetición de ciertas acciones y conductas que generan cierto placer, o realizarlas cada vez más seguido. Cuando la persona realiza esta actividad libera algunas sustancias químicas (dopamina, endorfinas) que estimulan la conducta patológica.

Tratándose de una patología adictiva, cuando la persona no juega con frecuencia presenta síndrome de abstinencia. También puede llegar a perder el control debido a ciertos fallos en los mecanismos cerebrales que sirven para inhibir la conducta.

Causas y características de la ludopatía

Los especialistas consideran que la ludopatía se produce más bien por una serie de factores que desarrollan esta patología. Esto quiere decir que no existe una causa específica que lleve a las personas a convertirse en ludópatas. Como tal, esta enfermedad puede originarse de diferentes formas en base al entorno y la predisposición de la persona.

Entre los factores de riesgo que pueden influir en el desarrollo de la ludopatía se encuentran: La genética es un factor predominante. Si bien no se trata de un rasgo físico/psíquico que se transmite de generación en generación, lo que sí puede heredarse es la predisposición cuando el hijo de un ludópata se expone al juego.

Otros factores de riesgo son el entorno, tanto familiar como social, en el que se mueve la persona. En este sentido es importante considerar la opinión y perspectiva que toman las personas con respecto al juego. Los problemas que tiene una persona, ya sean psicológicos o sociales, pueden empujarlo al juego u otra adicción. Por último no debemos descontar los juegos, la forma en que están diseñados y cómo se los publicita, muchos tienen un componente adictivo.

Formato para citar (APA)

“Ludopatía” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/ludopatia/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *