Higiene mental

La higiene mental contempla una serie de actividades que hacen al equilibrio general de una persona dentro de su entorno. Las actividades que hacen a la higiene mental buscan la prevención de conductas contrarias a un buen funcionamiento social. Además, ayudan a encontrar el perfecto ajuste psicológico que hace a la buena salud mental de las personas.

Lo ideal sería que toda la sociedad promoviera el ambiente necesario para un buen equilibrio entre las personas con su entorno. Para ellos se deben incluir todas las instituciones sociales que afectan a la salud mental de los individuos. Entonces, esto incluiría desde la familia, pasando por el sistema educativo, la religión y el Estado, entre otras.

Para conseguir una buena higiene mental debemos incluir una serie de hábitos frecuentes que ayudan a promoverla. En primer lugar el individuo debe aprender a valorarse de forma positiva, fomentar su autoestima y reforzar su imagen propia. El amor propio vuelve a las personas más confiadas y seguras en sí mismas.

La higiene mental son una serie de hábitos que hacen a nuestro bienestar general.

Luego de reforzar nuestra autoestima y valoración propia es importante aprender a manejar mejor nuestras emociones. Ya sea que nos inunden las emociones negativas o positivas, hay que aprender a lidiar con ellas sin que nos superen. Así, lo ideal es aprender a interpretar nuestras emociones, entenderlas y conocerlas para saber cómo manejarlas.

Para una buena salud mental los recuerdos suelen ser un arma de doble filo. Sin embargo, al crecer y equilibrar nuestra personalidad y nuestra historia comprendemos que el pasado es una fuente de aprendizaje. Por eso es importante atesorar los buenos recuerdos y aprender de los malos de una forma enriquecedora.

A la hora de alcanzar un buen equilibrio mental no debemos dejar de lado nuestro bienestar físico. Para lograr una buena higiene mental es imprescindible que nuestras necesidades básicas sean satisfechas. Si esto no ocurriera tendríamos carencias que nos causarían frustraciones que nos terminan perjudicando a nivel mental.

Otros aspectos comprendidos en la higiene mental

Si buscamos alcanzar un equilibrio en nuestras vidas es importante que nos enfoquemos en las cosas positivas. Mantener hábitos negativos o nocivos, así como relacionarnos con personas o ambientes tóxicos perjudican el equilibrio que perseguimos. Por eso, ante estas situaciones lo mejor es aprender a soltarlas, cambiar los malos hábitos y alejarnos de esas personas y ambientes negativos.

Otros aspectos que promueven una buena higiene mental, además del bienestar propio y un equilibrio emocional, es la autonomía. Cuando aprendemos a valernos por nosotros mismos y hacer actividades que nos hacen bien incrementamos nuestro bienestar. Aquí podemos incluir trabajar de algo que nos apasiona, fomentar hobbies e incluso hacer ejercicio físico.

Cuando conseguimos trabajar en nuestra higiene mental se notará en nuestro comportamiento cotidiano. Ya sea en la forma en que afrontamos nuestros días, nuestras tareas o nos relacionamos con los demás. La higiene mental nos ayuda a llevar una vida plena sin complejos, inseguridades o miedos.

Formato para citar (APA)

“Higiene mental” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/higiene-mental/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *