Ambiguo

El término ambiguo hace referencia a un adjetivo que describe algo que puede interpretarse de varias formas. La palabra ambiguo deriva del término ambigŭus del latín y señala algo con más de un significado. Este adjetivo se puede utilizar para calificar a una persona, cosa o texto que no representa o tiene un único sentido.

Cuando decimos que algo es ambiguo estamos señalando la confusión que nos genera. Por ejemplo: “Mi ex me mandó un mensaje medio ambiguo, no entendí bien lo que me quiso decir”. Algo que califica como ambiguo se caracteriza por tener doble sentido la mayoría de las veces.

Si decimos que un discurso o mensaje resulta ambiguo es porque da lugar a varias interpretaciones. Esto terminará generando confusión, así como también desconcierto y una serie de interrogantes. En materia lingüística, la ambigüedad puede generarse por la sintaxis del texto, por el mensaje que transmite o por otras razones.

ambiguo

Ambiguo es un adjetivo que describe una cosa confusa que puede significar más de una cosa.

La ambigüedad también se puede ocasionar por una falta de información en el discurso. Por ejemplo, si decimos que “Marta y Juan se pelearon porque no quería limpiar”, no llegamos a saber cuál de los dos no quería limpiar. Por lo que esa oración resulta un tanto ambigua y no termina de explicar la situación.

Otra causa de ambigüedad puede darse cuando respondemos una pregunta diciendo cualquier cosa o incluso con otra pregunta. De esta manera no estamos respetando el orden lógico de la conversación y nuestro interlocutor se terminará confundiendo. Por esta razón, la ambigüedad puede servir cuando se busca desconcertar al receptor.

No es de extrañar, siguiendo la idea anterior, que algunas personas utilicen la ambigüedad como herramienta lingüística. Por ejemplo, los políticos pueden responder preguntas sobre su gestión desviándose del tema o hablando de otra cosa. Las evasivas o responder preguntas de forma vaga tienden a generar ambigüedad.

Conceptos relacionados a la ambigüedad

Se considera que la homonimia es una forma de ambigüedad, esto sucede cuando dos o más palabras son similares pero tienen significados diferentes. Si usamos alguna palabra homónima en una oración y no se contextualiza bien del todo, surge la ambigüedad. Por ejemplo: “La cita que me dio no fue muy larga”. En este ejemplo puede estar hablando tanto de una cita en plan reunión o de una frase citada.

Así como mencionamos anteriormente, cabe destacar que la ambigüedad es útil para despistar y confundir a nuestro receptor. Al decir algo ambiguo podemos evitar revelar información que no queremos que se sepa. La ambigüedad también nos permite tomar el control de la conversación y conducirla hacía el tema que prefiramos.

Si una persona tiende a recurrir a estos recursos lingüísticos en su forma de comunicar o actuar, podemos calificarlo como ambiguo. No resulta algo negativo sobre esa persona, sino que describe esa tendencia suya de no decantarse por una postura particular. Cuando una persona no quiere expresar su opinión sobre algún tema específico, es probable que no quiera responder o que responda ambiguamente.

Sinónimos de ambiguo

enigmático, indeterminado, vago, dudoso

Antónimos de ambiguo

claro, preciso

Formato para citar (APA)

“Ambiguo” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/ambiguo/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *