Saltar al contenido

Lenguaje denotativo y connotativo

El lenguaje denotativo y connotativo hacen referencia a cómo significamos e interpretamos las palabras a la hora de comunicarnos. De esta manera, el lenguaje denotativo es una forma de expresión formal y objetiva; el connotativo, en cambio, tiene un sentido más bien metafórico.

Así podemos identificar al lenguaje denotativo como el que se encuentra en cualquier diccionario. Esto quiere decir que el significado que les damos a las palabras con este lenguaje es igual al que tienen en un diccionario. Por eso podemos decir que el lenguaje denotativo es compartido por todos los hablantes de cada idioma y se usa en todo tipo de contextos.

También cabe señalar que el lenguaje denotativo es el que se usa de manera formal en las ciencias y las distintas disciplinas. En este sentido, el lenguaje denotativo sirve para realizar explicaciones formales sobre los diferentes fenómenos de la realidad. El lenguaje denotativo se usa con intenciones directas, el mensaje que transmite es exactamente el que aparenta.

Estos lenguajes señalan la forma en que significamos e interpretamos las palabras.

Por otra parte, el lenguaje connotativo cuenta con una especie de doble sentido o significado, incluso se emplea de forma metafórica. Esto quiere decir que les damos un significado simbólico a las palabras dependiendo nuestras intenciones o el contexto en el que se emplea.

A diferencia del otro, el lenguaje connotativo no es de conocimiento general y suele relacionarse con el contexto cultural o social de uso. De esta manera, el lenguaje connotativo le agrega nuevos sentidos y usos a las palabras. Tal como ya señalamos, suele depender del contexto en el que se lo emplea, varía según el lugar y la cultura.

En conclusión, podemos decir que el lenguaje denotativo señala un significado literal de las palabras que se usan en un discurso. Por su parte, el lenguaje connotativo le agrega un sentido metafórico o simbólico a dichas palabras que varía según contextos y usos. Ciertas palabras pueden tener un sentido denotativo y connotativo dependiendo de la forma en que se emplea.

Características y diferencias

Siguiendo la línea anterior, en algunos lugares le imprimen un nuevo significado connotativo a una palabra de uso común. Por ejemplo, en Argentina se le dice “mina” a una mujer, este sería su significado connotativo. Mientras que el significado denotativo de la misma palabra puede referirse a una mina de excavación o incluso a la mina de un lápiz.

Teniendo esto en cuenta podemos señalar que el lenguaje denotativo se asemeja al significado formal de las palabras. Por su parte, el lenguaje connotativo suele relacionarse con los dialectos y hasta las jergas de cada región. En estos casos se les da un nuevo significado a palabras comunes que solo conocen quienes comparten dichos dialectos o jergas.

A pesar de sus significados diferentes, tanto el lenguaje denotativo como el connotativo conforman las diferentes lenguas. Ambos se complementan y retroalimentan entre sí, además de comportarse como el reflejo de nuestro pensamiento. Además del habla cotidiana, estos lenguajes también se mezclan en obras artísticas como la literatura.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.