Saltar al contenido

El término KPI es la sigla para la frase indicador clave de rendimiento en inglés (key performance indicator). Este indicador se trata de una métrica cuantitativa para chequear los progresos de una empresa o equipo. En este sentido, el KPI muestra los avances hacia los objetivos empresariales más importantes que se hayan propuesto.

Por lo general, las empresas tienden a usar el KPI en diferentes niveles de un proceso o proyecto. Además, el KPI puede establecerse para la empresa en general o bien para individuos o equipos específicos. Esto depende principalmente de las métricas a las que se le vayan a dar seguimiento.

De cualquier manera, el objetivo de establecer un KPI representativo sirve para ver qué tan encaminado van hacia los objetivos. Es decir, este indicador nos permite supervisar el camino que estamos siguiendo para llegar a los objetivos estratégicos de la empresa. Por ello, para que un KPI sea efectivo debe ser específico y medible.

El término KPI es la sigla para el indicador clave de rendimiento.

La idea a la hora de definir estos indicadores apunta a dar un pantallazo más claro sobre el objetivo, los tiempos y cómo medirlo. Es por eso que un buen KPI nos ayuda a lograr los objetivos estratégicos propuestos. A la vez, este indicador sirve para informar acerca de la planificación de los recursos disponibles.

Como se trata de una herramienta cuantitativa, el KPI debe poder medirse de alguna manera. Además, el KPI permite realizar un seguimiento de todo lo que se puede controlar o influir a lo largo del proceso. Por otra parte, este indicador conecta las métricas con los objetivos estratégicos y lo necesario para lograrlos.

En definitiva, el KPI es una excelente herramienta que le permite a una empresa medir el rendimiento durante un período determinado. Por esta razón, un buen KPI debe poder medir y controlar un valor medible. Dicho valor debe ser alguno en el que los miembros del equipo puedan influir de forma directa y oportuna.

Pautas para definir un buen KPI

Lo principal a la hora de definir un KPI es contar con un objetivo claro o bien un plan estratégico para ese indicador. Por ello, el primer paso es definir el objetivo empresarial, lo que la empresa busca lograr. A la vez es importante diseñar algún plan estratégico donde se señalen los objetivos a lograr en un plazo determinado.

El plan puede definir una serie de objetivos anuales lo que nos permitirá establecer KPI anuales, semestrales o bien trimestrales. A continuación se deben elegir las métricas comerciales más importantes para cada objetivo. Estas métricas son indicadores que nos permiten seguir el logro de los objetivos. Los KPI deben representar los detalles más importantes del objetivo y poder darle un seguimiento a las correspondientes métricas.

Algunos ejemplos de métricas pueden ser indicadores financieros como los ingresos, beneficios o ganancias brutas. Cuando ya se establecieron los objetivos y se identificaron las métricas se puede definir el KPI, el cual debería ser cuantificable, específico y procesable. Por último resta darle seguimiento a los indicadores y compartir el progreso con todo el equipo.

Formato para citar
"KPI". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/kpi/ Consultado: 1 de diciembre de 2023.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *