Cruzar el Rubicón

La expresión “Cruzar el rubicón” se refiere a encontrarse en una situación complicada de la que no se puede volver atrás, solo seguir adelante. Se trata de una frase utilizada para describir aquellas situaciones donde hemos tomado una decisión definitiva con consecuencias irreversibles.

La frase se le atribuye a Julio César que volviendo a Roma desde las Galias debía atravesar el río Rubicón. Los romanos consideraban una provocación que las tropas de su ejército cruzaran el río en armas dirigiéndose a la ciudad. El río Rubicón representaba la frontera natural entre la nación romana y la de los galos.

Cuando Julio César decidió marchar con sus hombres a Roma para enfrentarse a la República dijo: “Alea jacta est”, lo que traducido al español significa “la suerte está echada”. Acto seguido siguió marchando hacia Roma dando origen a dos famosas frases que se siguen utilizando en la actualidad.

Famosa frase que se refiere a tomar una decisión importante que no tiene vuelta atrás.

Si bien Julio César no dijo la frase “Cruzar el rubicón”, fue su resolución lo que inspiró esta famosa frase. Esta frase inspirada en las acciones de Julio César se encuentra estrechamente vinculada a la otra antes mencionada. Ambas hacen referencia a la misma idea, en cierta forma, el seguir adelante al tomar una decisión definitiva a pesar de las posibles consecuencias.

El río Rubicón se encuentra al nordeste de Italia originándose en alguna parte de la provincia Forlí-Cesena. Este río desemboca en el mar Adriático y se caracteriza por ser corto y torrencial. Recibe su nombre a partir del color rubí que presenta el agua, producto de la zona ardillosa por la que discurre.

En la época del imperio romano, este río marcaba la frontera entre el territorio de Roma y el de las Galias. Por esta razón, se encontraba totalmente prohibido que los soldados lo cruzaran armados. Esto demostraba una actitud hostil y provocativa, que podía tener graves consecuencias.

Historia de la frase

Tal como hemos mencionado, esta frase se encuentra inspirada en una anécdota histórica de la época romana. Se la asocia con la decisión de seguir adelante a pesar de los posibles riesgos de esa decisión. La decisión que tomó Julio César e inspiró esta frase fue desobedecer la prohibición de cruzar el río armado.

El conflicto surgió a partir de que el Senado romano se negó a nombrar Cónsul a Julio César. Además, el Cónsul Pompeyo instigó al Senado para que ordenara a Julio César dejar el mando de sus tropas. A raíz de estos hechos, Julio César se decidió a marchar sobre Roma con la intención de derribar a Pompeyo.

La decisión tomada por Julio César no fue sencilla ya que sabría que eso desataría una Guerra Civil. Además, el río no solo delimitaba la frontera italiana con las demás provincias, sino que estaba prohibido cruzar el río con un ejército sin la aprobación correspondiente. La respuesta de Pompeyo ante el arrebato de César fue huir de Roma junto a un séquito de aristócratas y senadores.

Formato para citar (APA)

“Cruzar el Rubicón” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/cruzar-el-rubicon/ [Consultado: ].