Comunicación asertiva

La comunicación asertiva es una forma de comunicación diseñada para transmitir un mensaje de forma eficaz. En este sentido, esta forma de comunicación aprovecha al máximo los factores del proceso comunicativo. Y a esto se le suman otros factores externos que complementan el proceso y acentúan su eficacia.

Cuando hablamos de comunicación nos referimos al proceso mediante el cual se transmite información. Este proceso cuenta con una serie de elementos para que pueda tener lugar e influyen en la eficacia de esa transmisión. Así, los elementos son el emisor que crea y envía el mensaje, el o los receptores de ese mensaje, el medio empleado y el código utilizado.

En este proceso intervienen diferentes factores que pueden afectar la transmisión precisa del mensaje. Durante el proceso de comunicación pueden surgir ciertas dificultades como: una mala interpretación del mensaje, ruidos que afectan la integridad del mensaje, e incluso puede fallar el emisor al comunicar su mensaje correctamente.

La comunicación asertiva tiene en cuenta una serie de elementos para lograr la eficacia de la comunicación.

Aquí es cuando la comunicación asertiva resulta de gran utilidad aprovechando los distintos elementos comunicativos. Así, en la comunicación verbal, por ejemplo, se pueden explotar el tono de voz, el ritmo para hablar y complementar el acto comunicativo con el lenguaje corporal. Emplear estos elementos de forma provechosa le permitirá al emisor mejorar su forma de transmitir el mensaje correctamente.

La comunicación asertiva tiene ciertas características que deben contemplarse a la hora de ponerla en práctica. Estas características se encuentran relacionadas a los distintos aspectos emotivos, pragmáticos y psicológicos del propio acto comunicativo. Tal como mencionamos antes, esta forma de comunicación contempla el lenguaje corporal y de la comunicación verbal.

Entre esos elementos se fija en cuestiones como la articulación y pronunciación de las palabras, el tono y el ritmo empleados. También contempla los gestos que hacemos al hablar que pueden reafirmar o contradecir el mensaje verbal. Otras cuestiones importantes son la postura que mantenemos al hablar y la reciprocidad durante una conversación.

Formas de comunicación asertiva

Al tener una mejor idea sobre esta forma de comunicar que busca transmitir un mensaje efectivamente, podemos señalar los tipos existentes. En este sentido podemos distinguir entre tres categorías principales de comunicación asertiva. Esas categorías son la comunicación verbal, la comunicación no verbal y la comunicación paraverbal.

La comunicación verbal se centra principalmente en aquello que decimos al comunicar algo. De esta forma, la asertividad en este tipo de comunicación se centra en las palabras y cómo construimos las oraciones y el mensaje en general. Esta forma de comunicación es puramente lingüística, pero la elección de las palabras es clave para comunicar el mensaje efectivamente.

En el caso de la comunicación no verbal, esta tiene que ver con todos aquellos elementos que engloban al acto comunicativo. La comunicación no verbal abarca nuestros gestos y la postura corporal. Y en el caso de la comunicación paraverbal, esta se encuentra entre las otras dos y se refiere a cómo comunicamos el mensaje. Aquí entran elementos como la articulación de las palabras, el ritmo y tono de voz.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *