Saltar al contenido

Cleptomanía

La cleptomanía se trata de un trastorno mental caracterizado por el impulso incontrolado y obsesivo de robar. Así, entre sus principales síntomas se encuentran este fuerte impulso por robar cosas que no son necesarias. Las personas que sufren cleptomanía suelen experimentar cierto placer y hasta gratificación al momento de robar.

Otros síntomas característicos de la cleptomanía son sentir una tensión creciente que se alivia únicamente al robar. Pero aunque siente placer al robar luego también pueden llegar a sentir culpa y vergüenza por su accionar. Todos estos síntomas vinculados al acto de robar se combinan en el trastorno de la cleptomanía.

Aunque se desconoce con exactitud cuál puede ser la causa de este trastorno, existen ciertos factores de riesgo. Entre ellos se cuentan los antecedentes familiares, ya sea de cleptomanía, de alcoholismo e incluso de trastorno obsesivo-compulsivo. Otro factor de riesgo tiene que ver con un problema con la serotonina.

La cleptomanía es un trastorno mental caracterizada por el robo impulsivo de cosas innecesarias.

También se cuentan entre los factores de riesgo las lesiones cerebrales o bien un traumatismo craneal. Por otra parte, las personas que sufren cleptomanía también suelen sufrir de otras enfermedades mentales como: abuso de sustancias, ansiedad, bipolaridad, trastornos alimenticios, del control de impulsos, obsesivo-compulsivo y de personalidad.

Una vez se diagnostica este trastorno mental, existen diferentes técnicas para tratarlo. Así, los principales tratamientos se centran en grupos de autoayuda con programas de 12 pasos. También se pueden recetar medicamentos que ayudan a calmar los impulsos y la psicoterapia con enfoque cognitivo-conductual.

La administración de medicamentos para tratar la cleptomanía se centra, por lo general, en: antagonistas de los receptores opioides, anticonvulsivos, antidepresivos y estabilizadores del humor. En cuanto a la terapia, se recomienda la de tipo cognitivo-conductual que ayuda al paciente a identificar comportamientos y pensamientos negativos y convertirlos en positivos.

Características de la cleptomanía

Este trastorno se definió por primera vez en 1816 como una tendencia a robar sin motivo ni necesidad. De esta manera, las personas que sufren de cleptomanía, o cleptómanos, sienten un impulso incontrolable de robar cosas sin mucho valor. Es importante recalcar esto último ya que marca la diferencia con los ladrones esporádicos y/o habituales.

Así, la diferencia entre el cleptómano y el ladrón es que este último suele robar para enriquecerse. El cleptómano, por su parte, tiende a robar cosas que no necesita, roba porque siente un desequilibrio y malestar emocional. Esto sucede porque siente mucha ansiedad y tensión que no pueden controlar y solo se calma al robar algo.

Si bien calma sus nervios robando, a esto le sigue la consecuente culpa y remordimiento por haber robado. Por esta razón, no resulta extraño que intente devolver aquello que ha robado para calmar a su vez esa culpa. Sin embargo, el trastorno que padece lo va a llevar a cometer otro hurto cuando se vuelva a sentir de la misma manera.

Por eso, el cleptómano se verá atrapado en un círculo vicioso robando cosas cada vez que se siente ansioso. Para salir de ello es necesario buscar ayuda profesional, que le sirva para diagnosticar su problema y tratarlo de la mejor forma posible. También cabe mencionar que existen distintos tipos de cleptomanía de acuerdo a su frecuencia: esporádica, episódica y crónica.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.