Ultrasonido

La palabra ultrasonido indica una vibración mecánica que cuenta con una frecuencia superior de la que es capaz de percibir nuestro oído. Aunque también señala el uso que se hace de estas ondas sonoras para crear imágenes de órganos o partes del cuerpo. Los ultrasonidos se realizan generalmente con un ecógrafo para examinar el estado de nuestros órganos.

El ecógrafo envía ondas sonoras de alta frecuencia que son capaces de reflejar las distintas estructuras corporales. A estas ondas las recibe una computadora que las interpreta y traduce en forma de imagen. Los ultrasonidos se diferencian de otros diagnósticos por imagen al no utilizar radiación ionizante como ocurre con las radiografías y tomografías.

Este tipo de examen se realiza en una sala de ecografías o radiología donde el paciente debe acostarse en una camilla. A continuación se le aplica un gel conductor en la zona a examinar que sirve para transmitir mejor las ondas sonoras. Luego el técnico procede a pasar la sonda manual, también conocida como transductor, por la zona que se desea examinar.

El ultrasonido emplea frecuencias sonoras para hacer diagnóstico por imagen.

Cuando el médico nos solicita un ultrasonido debemos tener en cuenta ciertas preparaciones antes de realizar el examen. Las preparaciones previas dependen generalmente de la región que se debe examinar. Por ejemplo, si es una ecografía uterina la paciente debe beber un litro de agua una hora antes del examen.

Los ultrasonidos son exámenes que no resultan intrusivos ni molestos en la gran mayoría de los casos. La única posible molestia que podemos sentir al hacernos un ultrasonido es la sensación fría y húmeda del gel que se usa. El resultado del ultrasonido incluye capturas de las imágenes obtenidas y un detalle sobre lo observado en el examen.

Estos exámenes suelen pedirse por numerosas razones y le sirve al médico para visualizar el estado de nuestros órganos. Así, si presentamos ciertos síntomas, estamos embarazadas o bien para un chequeo rutinario, el médico puede pedirnos un ultrasonido. Sin embargo, los ultrasonidos sirven para chequear el estado de: arterias y venas, el abdomen y los riñones, las mamas, un embarazo, la pelvis e incluso la tiroides.

Otras consideraciones y resultados

Tal como ya hemos mencionado antes, el ultrasonido es un examen seguro que no representa ninguna clase de riesgo. Esto se debe principalmente a que no usa radiación ionizante como las radiografías, por ejemplo. Algunos tipos de ultrasonidos suelen requerir que la sonda se introduzca en el cuerpo, como ocurre con la ecografía transvaginal.

Los resultados de un ultrasonido son normales si se observa que las estructuras corporales y los órganos examinados están bien. Pero puede dar resultados anormales cuando se encuentra algo extraño o un problema. En estos casos el médico nos dará su diagnóstico y recomendará el tratamiento adecuado para ello.

Un tipo de ultrasonido frecuente es aquel que se le realiza a una embarazada para conocer el desarrollo y estado del feto. Este tipo de examen puede emplear distintas técnicas basadas en ultrasonidos tales como: el ultrasonido Doppler, el 3D y 4D o el estructural, por ejemplo.

Sinónimos de ultrasonido

ecografía

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *