La expresión QR se refiere a un código que contiene información de forma accesible y rápida. Las letras QR representan las siglas de Quick Response, es decir, respuesta rápida. Estos códigos se escanean con un dispositivo electrónico y rápidamente ejecuta y procesa los datos y funciones que contienen.

Los códigos QR pueden escanearse con la cámara de cualquier smartphone o tablet que tenga la aplicación correspondiente. Un código QR cuenta con un patrón gráfico de forma cuadrada que contiene información en los puntos y líneas que lo conforman. La mayoría de los códigos QR tienen una apariencia similar de una superposición de cuadrados y puntos en blanco y negro.

Para acceder a la información contenida en estos códigos solo debemos escanearlo con la aplicación correspondiente en nuestro smartphone. La aplicación se encarga de procesar y mostrarnos la información guardada dentro de dicho código. Por lo general, un código QR puede contener un texto de media página en formato A4, 177×177 elementos y hasta 4296 carácteres alfanuméricos.

El código QR es una forma accesible de almacenar información digital.

Todo código QR cuenta con una serie de elementos básicos que sirven para identificarlos y diferenciarlos uno de otro. En primer lugar, un código QR presenta tres cuadrados en las esquinas cuya función se destina a orientar el escáner. Luego se encuentra el código QR específico con su patrón específico y la información que contiene.

El uso más común de estos códigos se destina a guardar información de fácil y rápida lectura. Así, resulta de gran utilidad en carteles, billetes de viaje, entradas a eventos, máquinas expendedoras, entre otros. Por lo general se enlaza una dirección URL a estos códigos a la que la gente puede acceder al escanearlo,

Además de direcciones web, los códigos QR pueden guardar la información para acceder a algún lugar o incluso algún cupón de descuento. Otros usos comunes para los códigos QR son: Hacer transferencias bancarias o con criptomonedas, enviar un email o mensaje de texto, indica una ubicación geográfica. También puede redirigirnos a un perfil de red social, una imagen, un vídeo, archivo de audio o PDF y hasta conectarnos a una red WiFi.

Características y curiosidades sobre códigos QR

Esta clase de código se encuentra diseñado especialmente para mantener la información legible. Incluso si el código se encuentra dañado o es muy oscuro, cuenta con una compensación de errores que un escáner puede seguir leyendo. Esta compensación de errores se logra al incrustar numerosas veces la información en el código.

En este sentido, los códigos QR cuentan con un nivel de seguridad bien alto donde siguen siendo legibles aunque alguna parte esta dañada. Por lo que podría decirse que estos códigos resultan bastante fiables para guardar información. A pesar de ello, estos códigos pueden ser utilizados con fines fraudulentos y debemos tener cuidado al escanearlos.

Para evitar caer en un fraude con códigos QR se recomienda utilizar aplicaciones que muestren el contenido antes de ejecutarlo. Resulta de gran utilidad poder ver qué contiene el código antes de acceder al enlace o la función a la que nos redirige.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *