Ozono

El ozono es un gas que se encuentra en la atmósfera cuya función es proteger al planeta de los rayos ultravioletas del Sol. Este gas se caracteriza por tener un color azulado y se encuentra compuesto por tres átomos de oxígeno. Se forma en la ozonosfera y es la forma que adquiere el oxígeno por acción de la electricidad en un estado alotrópico.

La fórmula química del ozono es O3 que, tal como mencionamos antes, significa que se encuentra compuesto por tres átomos de oxígeno. El ozono cuenta con un olor bastante característico que se reconoce con facilidad. Se encuentra en la atmósfera y se forma en base a oxígeno a causa de las radiaciones solares.

Cuando se crea este gas pasa a formar la capa de ozono en la estratosfera terrestre. En la producción de ozono interactúan ciertos factores tales como: la hora del día, la actividad solar y la estación del año. Aunque el ozono también se produce cuando el aire se expone a campos electromagnéticos generados por algún aparato o por las tormentas.

El ozono es un gas presenta en la atmósfera y protege al planeta de los rayos del sol.

Entre las funciones que cumple el ozono en la atmósfera de nuestro planeta se encuentra la de hacer de barrera ante los rayos del sol. En este sentido, el ozono protege al planeta absorbiendo la gran mayoría de las radiaciones ultravioletas del sol. También cuenta con una función desinfectante ante microorganismos por lo que este gas se usa para desinfectar y esterilizar cosas como el agua, por ejemplo.

El ozono cuenta además con un considerable poder oxidante por lo que se emplea también para lavar productos agrícolas. Tal como mencionamos, se suele utilizar el ozono para esterilizar aguas de piscinas o residuales. Además, el ozono se utiliza para desinfectar torres de enfriamiento y evitar la reproducción de bacterias.

Este gas también se utiliza en el ambiente de la medicina para tratar afecciones como hongos en uñas, infecciones crónicas o en la piel. También se lo emplea en la medicina anti age, para tratar afecciones de micosis o úlceras. Otro uso médico del ozono tiene que ver con el tratamiento de afecciones como la artrosis, la bursitis, las hernias o la tendinitis.

Otras características

Ya hemos señalado que este gas se encuentra en forma natural en una de las capas de la atmósfera terrestre. También mencionamos que se compone de tres átomos de oxígeno, cuenta con un color azulado y posee un olor acre. Cabe mencionar que, aunque se lo emplea con distintas finalidades, puede ser tóxico en grandes cantidades.

La principal función de este gas en la atmósfera es la de proteger al planeta de las radiaciones solares. Esto es posible ya que el ozono es capaz de atraer y absorber grandes cantidades de estos rayos evitando que lleguen a la superficie terrestre. Una de las formas en las que se produce el ozono en la atmósfera es a causa de las tormentas.

Recordemos que puede resultar tóxico para los seres humanos en grandes cantidades. En este sentido, el ozono puede llegar a irritar los ojos y vías respiratorias si se lo inhala en abundancia. Por ello se recomienda no exponerse demasiado a este gas ya que puede causar inflamaciones en los bronquios, irritar los ojos y la piel y afectar los pulmones.

Etiquetas:o

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *