Muerte

La palabra muerte se refiere al fin de la vida o bien al acto de matar a alguien, ocasionar la muerte. De cualquier manera, la palabra muerte es lo opuesto a la vida o el estar vivo, como sea resulta inevitable y forma parte del ciclo de la vida. Por ello, la vida y la muerte es algo que tienen en común todos los seres vivos.

De esta manera, podemos decir que la muerte se trata del último momento en la vida de un ser vivo. Como tal, el momento de su muerte puede ocurrir en cualquier momento y puede ser originado por diversas causas. En este sentido, la muerte puede ser ocasionada tanto por un hecho repentino y accidental, por el desgaste de una enfermedad o porque el organismo deja de funcionar.

Además de señalar el final de la vida, la palabra muerte se puede utilizar a modo de metáfora para describir el final de muchas cosas. Por ejemplo, podemos hablar de la muerte del cine, la muerte de un partido político, entre otros. Cualquiera sea el uso que se le dé a esta palabra en este sentido siempre termina haciendo referencia al final de dicha cosa.

La muerte hace referencia al final de la vida.

A pesar del carácter inevitable y trágico de la muerte, se trata de algo completamente natural que hace al ciclo de la vida. Si los seres vivos nunca se murieran arrasarían completamente con los recursos naturales de su hábitat. O incluso podemos pensarlo desde el punto que tanto la vida como la muerte son necesarias y complementarias.

Desde una perspectiva científica podríamos decir que la muerte se trata de un desorden en aumento en los sistemas vivientes. Cuando el desorden crece demasiado dicho sistema termina colapsando. Teniendo en cuenta a los seres vivos, esto mismo les sucede cuando su organismo empieza a decaer y terminan muriendo.

Aunque también es importante señalar que, en cierta forma, la muerte genera vida de una u otra forma. Por ejemplo, cuando un animal depredador mata a una presa lo hace para seguir viviendo. En este ejemplo, la presa debe morir para que el depredador pueda alimentarse y seguir viviendo.

Aspectos y otros significados

Retomando el ejemplo anterior, y haciendo hincapié en el ciclo de la vida, lo mismo sucede cuando el depredador muere. En este caso, su cuerpo será aprovechado por las formas de vida más primitivas encargadas en su descomposición. Los componentes bioquímicos del depredador se reciclan haciendo circular energía y materia en dicho ciclo natural.

El concepto de muerte inspira distintos ámbitos de nuestra vida, al igual que se la retoma en numerosas disciplinas científicas. Como ocurre por ejemplo con el arte, la filosofía y hasta las mismas religiones. Los filósofos denominan conciencia trágica al conocimiento consciente de la muerte y han reflexionado bastante sobre su significado, sus causas y características.

Por otra parte, desde un enfoque artístico, existen diversas formas de representar la muerte con distintas figuras. Así podemos encontrar desde ángeles oscuros, relojes de arena que se agotan, un esqueleto humano encapuchado. Una de las figuras más recurrentes de la muerte es aquella que la representa como una figura encapuchada que lleva una guadaña.

Etiquetas:m

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *