Lengua

La palabra lengua designa al órgano muscular ubicado en el interior de la boca de seres vertebrados. Entre las funciones de la lengua se encuentran el poder sentir el gusto de los alimentos y bebidas, también interviene en el proceso digestivo. Y la otra función importante de la lengua es su capacidad para articular sonidos.

Relacionado a esta última función de la lengua, se lo suele emplear de igual manera para referirse a la capacidad del habla. En este sentido, la lengua como concepto lingüístico se refiere al sistema integrado por signos escritos y orales con los que los humanos se comunican. Los seres humanos se diferencian de otros seres vivos en parte por su capacidad de comunicarse.

Es gracias a la lengua que las personas son capaces de traducir sus emociones y pensamientos en palabras. Palabras que a su vez pueden compartir con otras personas y formar relaciones interpersonales con ellos. La lengua se impone de esta manera como un sistema de signos lingüísticos que cuentan con ciertas normas de uso.

La lengua es el músculo de la boca que nos permite saborear alimentos y articular palabras.

Alrededor del mundo existen numerosas lenguas que cuentan con sus propias características y normas de uso. El español es la lengua predominante en la mayoría de los países latinoamericanos y es originaria de España. Aunque una de las lenguas más habladas a nivel mundial es el inglés a raíz de la globalización imperante.

Volviendo a la definición anatómica de lengua, cabe mencionar que se trata de uno de los órganos más flexibles del cuerpo. Ubicada en el interior de la boca, cuenta con una longitud aproximada de 10 centímetros. Y tal como mencionamos antes, es capaz de captar el sabor de alimentos y bebidas, distinguir los distintos sabores existentes.

La capacidad de captar sabores se debe a que la lengua alberga las papilas gustativas, lo que la vuelve la receptora del sentido del gusto. De esta manera, la lengua es capaz de captar los sabores más característicos existentes como son: Los gustos ácidos, amargos, dulces, picantes o salados.

Concepto lingüístico

Además de referirse al órgano muscular, la palabra lengua también se relaciona a una de las funciones derivadas de este órgano. Nos referimos a la capacidad de articular palabras y sonidos para poder comunicarnos de manera oral. También cabe señalar que la lengua como músculo puede influir en la forma en que hablamos.

El origen de la palabra lengua se encuentra en el término lingua del latín que señala al órgano de la boca que nos sirve para comer y hablar. Relacionado a esto última deriva el hecho de que se le llaman lenguas a los diferentes idiomas existentes. De esta manera, podemos definir a este tipo de lengua como el sistema de signos con el que los seres humanos se comunican.

Alrededor del mundo existen más de 6900 lenguas diferentes, ciertos idiomas oficiales cuentan con diferentes dialectos. La lengua o idioma original que adopta una persona se suele denominar lengua materna o nativa. Esto sirve para diferenciarlo de otros idiomas que puede aprender a lo largo de su vida, pero crió con la lengua dominante de su entorno social.

Etiquetas:l

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *