Carpe diem

El concepto Carpe diem es una expresión en latín que significa «aprovecha el día». Esta locución ha visto la luz a través de la literatura, gracias a su aparición en un poema del poeta Horacio. La frase completa en su idioma original es «Carpe diem, quam minimum credula postero» y su traducción más fidedigna es algo así como «Aprovecha el día, no confíes en el mañana».

No obstante, no fue al momento de su aparición que el término adoptó la funcionalidad con la que se lo conoce hoy en día. Fue durante el período Barroco y el Romanticismo que esta expresión fue retomada para pasar a cobrar un papel protagónico en las producciones literarias de la época. En aquel entonces, Carpe diem era utilizado como una invitación a no malgastar el tiempo y aprovechar los placeres de la vida en el presente, pues el futuro es incierto.

Carpe diem se convirtió entonces no sólo en un tema recurrente de las ficciones sino también en un modo de afrontar a los problemas cotidianos, pues la idea fue acompañada e interpretada con la asociación de otro tópico dominante en la literatura de la época llamado «Tempus fugit», que significa «el tiempo huye». Así, el concepto latino se asoció al pensamiento sobre la finitud de la existencia y comenzó a ser entendido como el deber de vivir el presente porque la muerte está cerca.

Carpe diem

Si bien a través de los siglos el concepto se ha mantenido fiel a su significado original, es posible identificar algunas variaciones que responden a la manera de ver el mundo en ambos momentos. Es de este modo que se puede comprender por qué durante el Barroco -una época de mesura y oscuridad- el acento estaba puesto sobre el miedo a la muerte, mientras que durante el período romántico -un momento de desmesura y exaltación de la belleza- el sentido se hallaba referido al temor a envejecer.

El espíritu de este tópico fue rescatado durante la contemporaneidad en la expresión «No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy», un proverbio español que rige el modo de vivir de muchas personas. No obstante, el sentido de esta frase ha cambiado ligeramente del Carpe diem original, pues el término alude a vivir el presente manteniendo una actitud de responsabilidad y compromiso con la labor diaria.

Por otra parte, esta idea ha cobrado especial importancia en la juventud del siglo presente gracias a su presencia en el cine. En la famosa película «La sociedad de los poetas muertos», uno de sus protagonistas, el profesor Keating, -encarnado por el actor Robin Williams- retoma el concepto latino y enseña a sus alumnos de preparatoria la importancia de «cosechar el día», haciendo frente a los posibles miedos y consecuencias que esto pueda ocasionar en la vida de cada uno.

En síntesis, la idea de sacar provecho intensamente de cada momento es el sentido con el que se conoce y se reproduce este mensaje. Ya sea mediante su presencia en slogans o campañas publicitarias, su objetivo suele ser muy efectivo, ya que nos invita a recuperar el tiempo perdido y a vivir cada día de nuestra vida tal como si fuera el último.

Sinónimos de Carpe diem

aprovecha el día, vive el momento, cosecha el día

Etiquetas:c

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *