Bullying laboral

El bullying laboral, también llamado acoso laboral, son conductas abusivas dentro del espacio de trabajo. Como tal, el bullying laboral incluye conductas como abuso verbal, amenazas, distintas formas de humillación e intimidación. Estas conductas pueden surgir tanto entre compañeros de trabajo como por parte del jefe a sus empleados.

Se puede contemplar todas estas acciones de bullying como una forma de sabotaje ya que impide que la persona acosada realice sus tareas. Pero también es una clara forma de violencia que puede darse de forma psicológica y hasta física. La mayoría de las veces el bullying laboral comienza como una forma de molestar a alguien y puede volverse algo generalizado.

Si bien el bullying o acoso laboral no se encuentra penado por la ley o se considera un crimen, también depende del grado de acoso. Cuando el bullying termina volviéndose una forma de discriminación o desemboca en violencia resulta ilegal. Estas normativas sirven para defender a los empleados de acoso por cuestiones de discapacidad, nacionalidad, raza, religión, sexo, etc.

El bullying laboral incluye todas las acciones de acoso en el espacio de trabajo.

También vale señalar que resulta complejo definir el bullying laboral debido a que resulta un fenómeno complejo y multifacético. Sin embargo, la definición extendida del bullying laboral señala: aquellas situaciones donde una o más personas reciben un tratamiento negativo de forma sistemática y a lo largo del tiempo.

Algunas formas de bullying laboral incluyen afectar, interrumpir o sabotear las actividades y tareas laborales de alguien, excluir o discriminar, hostigar y ofender a alguien. La calificación laboral en estos casos se debe a que estas acciones se llevan a cabo dentro del ámbito de trabajo. Además, se cree que debe ser algo repetitivo y regular para que califique como bullying o acoso.

Todas estas situaciones pueden generar un proceso de intimidación, este resulta un proceso progresivo y sistemático. La intimidación termina provocando que la persona intimidada quede en una posición inferior frente al acosador. Incluso puede ocasionar que la persona acosada termine en una situación vulnerable para que más personas la acosen.

Aspectos y características del bullying laboral

Tal como hemos mencionado, esta forma de acoso se caracteriza por tener lugar dentro del espacio de trabajo. Pero como tal, esta forma de acoso tiene ciertas características que lo definen como tal. Así, el bullying laboral se caracteriza por ser una situación regular, duradera, que va escalando y marca una diferencia de poderes.

En caso de sufrir bullying o acoso laboral es importante reportarlo a la oficina de recursos humanos. Ya mencionamos que el bullying no es algo ilegal, aunque depende de cada situación, pero afecta el rendimiento laboral. Por eso le corresponde a la misma compañía intervenir en estas situaciones para solucionar el problema.

Para reportar el acoso laboral es recomendable llevar un registro detallado sobre cada situación sufrida. En este sentido, se deben registrar datos como la fecha y hora en que ocurrió, qué sucedió y quiénes participaron. También pueden incluirse las consecuencias que generó la situación de acoso como estrés, por ejemplo.

Etiquetas:b

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *