Wifi

El wifi (término que proviene de la marca Wi-Fi) es una tecnología que se utiliza para conectar dispositivos electrónicos a la red a través de una conexión inalámbrica. Esto significa que los equipos digitales habilitados para esta función, tales como smartphones, computadores de escritorio, consolas de videojuegos y tabletas, pueden ser conectados a internet mediante un acceso a alguna red inalámbrica. Este punto de acceso garantiza una cobertura de hasta 20 metros dentro de interiores y mayor distancia en el exterior.

Wi-Fi es una marca que proviene de la Wi-Fi Alliance, la organización dedicada a verificar, certificar y probar que los aparatos que presentan esta tecnología cumplan con la norma 802.11, que regula a las redes de tipo inalámbrico. La palabra wifi, por su parte, es una invención de la WECA, una entidad que luego de crear esta tecnología contrató a un equipo publicitario para que se encargara de asignarle un nombre sencillo que fuese fácil de recordar. Este nombre se complementó con una recreación del símbolo del Ying Yang.

wifi-158401_1280

Al igual que lo que ocurrió con otros inventos de la informática, esta tecnología se originó con el fin de hallar una compatibilidad de conexión entre diferentes dispositivos. Persiguiendo este objetivo fue que las empresas 3Com, Airones, Intersil, Lucent Technologies, Nokia y Symbol Technologies se reunieron en 1999 para crear un organismo bautizado como la Wireless Ethernet Compatibility Alliance (WECA, por sus siglas en inglés), que buscaba desarrollar una única conexión inalámbrica capaz de conectar a todos los equipos.

Si bien se trata de uno de las creaciones más importantes del siglo XXI, el wifi se ha convertido en un blanco de críticas debido a un problema fundamental: la saturación del espectro radioeléctrico. Este dilema se debe, principalmente, a la enorme cantidad de usuarios que acceden a un mismo punto de conexión, siendo los más perjudicados aquellos que se encuentren conectados a un red de más de 100 metros. La realidad es que el wifi ha sido pensado para funcionar correctamente en el marco de cortas distancias.

Del mismo modo, una enorme cantidad de redes son instaladas sin poner reparo en medidas de seguridad, por lo que muchas de ellas son configuradas como redes abiertas, lo que ocasiona que otros usuarios puedan acceder con el fin de apropiarse de la información que circula a través de las mismas. A decir verdad, la configuración de las claves de muchos equipos que soportan esta tecnología suele ser muy vulnerable, ya que con sólo conocer el modelo del dispositivo es posible averiguar su clave de seguridad.

A pesar de todo lo dicho anteriormente, las redes de wifi presentan enormes ventajas. Por un lado, han demostrado ser superiores a las redes de fibra óptica, ya que la conexión inalámbrica permite la conexión de varios dispositivos a un mismo punto con total comodidad. Por otra parte, una vez configuradas, estas redes garantizan la conexión de distintos ordenadores de manera automática, lo que ahorra tiempo para el usuario. Asimismo, como la compatibilidad de artefactos de la marca Wi-Fi es completa, es posible conectarlos a la red desde cualquier lugar del mundo.