Troll

Un troll es un ser sobrenatural y temible de la mitología nórdica y folclore escandinavo. En los orígenes el troll pudo haber sido un equivalente negativo para el Jotun (raza de gigantes también perteneciente a la mitología nórdica).

Según las antiguas fuentes nórdicas, los trolls viven aislados en bosques oscuros, entre las montañas y en cuevas; viven juntos en pequeñas unidades familiares y pocas veces son útiles a los seres humano (a veces prestan pequeños servicios a éstos). Luego, en el folclore escandinavo los trolls viven lejos de los lugares habitados por seres humanos y son considerados peligrosos e implacables enemigos para éstos.

troll

Físicamente un troll tiene una forma humanoide, lucen horribles, grotescos, desagradables y descuidados, con piel irregular y oscura con propiedades de regeneración y cabello enmarañado. Su tamaño supera los dos metros de altura (alcanzan 3 metros y un poco más de altura) y disponen de una gran fuerza. Su postura es erguida, aunque levemente inclinados hacia el frente. Son audaces (aunque son poco inteligentes), y tienen desarrollada la infravision así como su sentido del olfato.

Un troll no puede ser alcanzado por la luz del sol, pues si lo hacen se convierten en piedra, ese es el motivo por el que moran en cuevas o agujeros debajo de la tierra. La hembra del troll se distingue del macho por su tamaño y su inteligencia. A su vez, la hembra suele ser líder de los grupos que conforman en sociedad (por cierto pequeños, de tres a diez integrantes).

A pesar de ser seres mitológicos y de origen nórdico (Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca), los mismos han aparecido en la literatura infantil a lo largo de los siglos hasta la actualidad. Por citar un ejemplo conocido, en las obras de J. R. R. Tolkien (conocido por “El hobbit” o “El señor de los anillos”) los trolls aparecen como seres sumamente peligrosos aunque de reacción lenta.

Los trolls aparecen aún en cuentos de hadas y leyendas, en éstos los hay de todos los tamaños, desde gigantes hasta pequeños duendes. Pero casi siempre coinciden en su papel de criaturas tenebrosas, feas y de bajo nivel intelectual.

Quienes no están familiarizados con la mitología nórdica (trolls, elfos, dioses y valquirias) a menudo, suelen confundir y hasta tratas indistintamente trolls con ogros. Los ogros, a diferencia de los trolls, provienen de la mitología francesa, son menos sociales, no se convierten en piedra con la luz del sol, son menos razonables y algo menos astutos e inteligentes. Solo coinciden, y probablemente sea el motivo de confusión, es su forma humanoide grotesca y brutal.

Formato para citar (APA)

“Troll” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: http://designificados.com/troll/ [Consultado: ].