Socialismo

El socialismo es una doctrina social y económica que promueve el control total de la sociedad por parte de todo el pueblo, organizado de manera que no excluya a ninguno de sus miembros. Esto significa que se trata, no sólo de un control de los medios productivos y de los aparatos de comunicación, sino también, de las fuerzas de trabajo dedicadas al empleo de los mismo. En definitiva, el socialismo plantea la organización colectiva y consciente de la vida tanto económica como social.

A pesar de que el objetivo de este sistema sea la unidad del colectivo a través de la creación de un Estado socialista, existen numerosos debates en torno a la forma de llevarlo a cabo. Existen opiniones que aseguran que la centralización de la administración económica por parte del Estado no puede ser absoluta, ya que, por un lado, el mercado tendría la posibilidad de intervenir de manera regulada; y, por otro lado, es posible poner en práctica esta doctrina con la implementación de pequeñas unidades socialistas aisladas y autosuficientes.

Socialismo

Esta palabra fue empleada por primera vez por el monje Ferdinando Facchinei en 1776 para referirse a todos aquellos pensadores que defendían la idea del contrato social, ya que veían en él la base de las sociedades humanas. No obstante, el término no se volvería popular hasta 1830, cuando los seguidores franceses y británicos de Henri de Saint-Simon se sirvieran de esta terminología para oponerse al individualismo extremo y a la idea de asociación. Más específicamente, el francés Pierre Leroux diría que el socialismo es una doctrina capaz de aunar a los conceptos de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Las sociedades de tipo socialista que han existido a lo largo de la historia pueden dividirse en dos tipos. En primer lugar, se destacan las comunidades organizadas bajo un criterio religioso que experimentaron el socialismo como una forma de progreso de su civilización; y, en segundo lugar, es posible hallar a otras sociedades modernas que han llevado a cabo proyectos socialistas de manera consciente y deliberada, en el marco de una lucha ideológica a nivel mundial. El Imperio Inca y la Unión Soviética son claros ejemplos de Estados socialistas.

En el ámbito político, suele definirse como socialista a toda aquella persona que aboga por la implementación del socialismo. No obstante, existen partidos políticos catalogados dentro de esta orientación que pueden llegar a resultar muy diferentes entre sí. Dentro de esta variedad, es posible considerar como socialistas tanto a los partidos que tienen como finalidad principal alcanzar el bien común como a aquellos que buscan crear un Estado socialista pero redefinido con características  marxistas.

Actualmente, el socialismo es visto como una doctrina que busca establecer un nuevo orden socioeconómico que favorezca a la clase trabajadora, sector de la sociedad que no cuenta con un orden económico propio. Para ello, debe creársele uno de carácter público a través del Estado, situación que puede concretarse mediante tres alternativas: evolución de la sociedad, reforma institucional o revolución. El resultado de esta lucha será el surgimiento de una sociedad sin clases, en donde ningún grupo deberá subordinarse ante otro.

Sinónimos de socialismo

marxismo, laborismo, socialdemocracia